A última hora del miércoles, autoridades francesas anunciaron haber evacuado cinco mil 596 migrantes del campo de refugiados de Calais, al final de la tercera jornada del operativo destinado a desmantelar el sitio por sus condiciones infrahumanas.

La cifra fue anunciada al filo de las 21:00 horas locales (19:00 GMT) por el Ministerio del Interior (Gobernación) y el Ministerio de la Vivienda de Francia.

De acuerdo al balance, en la tercera jornada del operativo realizada este miércoles, un total de mil 348 personas fueron evacuadas del lugar, denominado “La Jungla”, a bordo de 32 camiones de pasajeros hacia centros de acogida.

Del total, 133 eran menores de edad que fueron alojados de su lado en un centro de acogida provisional especial.

De acuerdo a las autoridades, la operación de evacuación del campo estaría prácticamente finalizada y continuará pese a que ya se hizo de noche en la zona, ubicada en las inmediaciones del puerto de Calais, norte de Francia.

Algunas organizaciones no gubernamentales reportaron que todavía quedarían en el campamento entre mil 500 y dos mil migrantes reacios a abandonar el campo, en el que residían a principios de semana entre seis mil y ocho mil migrantes, de acuerdo a distintos conteos.

La noche pasada alrededor de una treintena de incendios provocados fueron apagados por los bomberos en el campamento de migrantes en curso de evacuación.

Los fuegos, que según medios locales habrían prendido los propios migrantes que aún quedan en el campo, se intensificaron entre la medianoche y las tres de la mañana locales, 01:00 horas GMT, en una zona de comercios del campamento.

Los incendios fueron sofocados por bomberos de tres municipios de la zona de Calais que fueron escoltados por agentes del cuerpo de granaderos CRS, de acuerdo a los reportes.

Según algunos bomberos, durante las labores de extinción recibieron pedradas y tuvieron que ser protegidos por las fuerzas del orden en el campamento, por sus malas condiciones de habitabilidad.

Dos jóvenes migrantes, de Siria y de Afganistán, resultaron heridos leves durante la noche debido a la explosión de bombonas de gas durante los incendios.