La bancada del Partido Acción Nacional (PAN) en la Asamblea Legislativa del Distrito Federal (ALDF) presentó una iniciativa para regular constitucionalmente las marchas y las manifestaciones públicas en la Ciudad de México, sin criminalizar el derecho a la libertad de expresión y con respeto al libre tránsito.

El proyecto, que fue presentado por la diputada Mariana Gómez del Campo durante la sesión ordinaria de la Asamblea Constituyente en la vieja Casona de Xicoténcatl, involucra reformar el Artículo 12 apartado “C” del proyecto de constitución de la Ciudad de México, presentado por el jefe del gobierno capitalino, Miguel Ángel Mancera.

Lo que se pretende con esa iniciativa es regular esos derechos, pero jamás criminalizar la protesta social ni mucho menos impedirla, sostuvo la legisladora.

“Se busca el equilibrio entre libertad de expresión, libertad de tránsito y libertad de asociación, con el derecho de terceros a transitar libremente”, reiteró.

Es necesario, advirtió, pugnar porque todos los derechos humanos se vean reflejados en la constitución de la Ciudad de México, pues debe ser un instrumento para que los derechos de los capitalinos coexistan de manera armónica y pacífica.

“Hubo casos de personas que perdieron la vida porque las ambulancias no pudieron ingresar a tiempo al hospital a causa de los bloqueos. Las disposiciones que regulan las manifestaciones están orientadas a mantener el orden, a respetar el derecho de terceros a trasladarse libremente”, dijo.

En la exposición de motivos precisó que la Ciudad de México vive una crisis provocada por el caos en la calle, acentuada por la omisión, así como el derecho de todos a la libre expresión de las ideas, lo que “se está convirtiendo en muchos casos en un perjuicio para el ejercicio de los derechos de terceros”.

Las marchas y manifestaciones son un mecanismo legítimo, el PAN las repalda, pero es preciso que sean ordenadas, que se permita a los demás continuar con su vida y disminuir las afectaciones, pues la Ciudad de México es la entidad del país donde hay más manifestaciones diarias, señaló.

La Confederación Patronal de la República Mexicana estima que en promedio se llevan a cabo 25 marchas diarias que generan pérdidas de 90 millones de pesos, lo que pone en riesgo la productividad y la competitividad de la capital.

Hay datos también de la Secretaría de Seguridad Pública que señalan que de marzo de 2014 a febrero de 2015 hubo nueve mil 168 manifestaciones que afectaron a las pequeñas y medianas empresas por la reducción de ventas, pérdidas por entregas no realizadas y afectaciones a los establecimientos, refirió la panista.

El plantón de 2006 en Paseo de la Reforma, la avenida más emblemática del país, el cual permaneció durante 48 días cerrado, generó pérdidas por siete mil 800 millones de pesos, el despido de tres mil 900 trabajadores, afectación a nueve mil restaurantes y el cierre de 67 negocios, recordó Gómez del Campo.