Desde el 13 de octubre pasado, un total de tres mil 441 choferes del transporte público han sido sancionados por incumplir las disposiciones de las autoridades capitalinas.

En la fecha referida iniciaron los operativos coordinados por la Secretaría de Movilidad y en los que el Instituto de Verificación Administrativa y la Secretaría de Seguridad Pública capitalina en el ámbito de sus facultades y atribuciones, realizan revisiones al transporte público de pasajeros en su modalidad de colectivo e individual.

Las revisiones consisten en verificar que tengan la documentación necesaria para prestar el servicio, como tarjeta de circulación, tarjetón, licencia, póliza de seguro; además de que mediante una revisión físico-mecánica determinar si están en condiciones adecuadas para operar.

En tanto, la Secretaría de Seguridad Pública local sanciona a aquellos choferes que incumplen con el Reglamento de Tránsito y que circulan con las puertas abiertas sin luces o bien que dan vueltas prohibidas o realizan ascenso y descenso de pasaje en doble o triple fila.

De esas verificaciones, el personal del Invea ha efectuado un total de 194 remisiones al corralón de los vehículos cuyos operadores carecen de algún documento, de ellos 90 corresponden a colectivos y 104 a taxis.

Otros 353 automotores fueron suspendidos en sus actividades, hasta por 30 días por fallas físico-mecánicas, 198 colectivos y 155 de transporte individual.

Mientras que por infracciones de tránsito, los elementos de la policía capitalina han sancionado a dos mil 883 choferes; mil 527 por no tener luces encendidas al momento de circular, 769 por no cerrar sus puertas y con ellos poner en peligro a los usuarios y 587 más por faltas diversas.

Además, 11 vehículos más también fueron llevados al corralón por la misma dependencia.

Los operativos se realizan en las calles y avenidas principales de la Ciudad de México, sobre todo en aquellos lugares en donde existen denuncias ciudadanas por mal servicio de los operadores de las unidades.