La fracción del Partido Revolucionario Institucional (PRI) en la Cámara de Diputados recibió con beneplácito el nombramiento de Raúl Cervantes Andrade al frente de la Procuraduría General de la República (PGR).

En entrevista el líder de la bancada priista, César Camacho Quiroz, externó que su llegada imprimirá oxígeno a un quehacer, de por sí difícil, en un tiempo en que la delincuencia organizada, los delitos de alto impacto, que son algunos de la competencia de la PGR, han subvertido el orden en el país.

A su vez, Pedro Luis Noble Monterrubio, integrante de la Comisión de Transparencia y Anticorrupción, indicó que el exsenador es un abogado prestigiado.

En entrevista rechazó que los constantes cambios en la PGR representen un fracaso, ya que en otros sexenios se han dado hasta cuatro en esa dependencia.

Recordó que las modificaciones en el equipo de colaboradores es una facultad que tiene el presidente de la República.

Las designaciones de Arely Gómez González al frente de la Secretaría de la Función Pública (SFP) y del exsenador como titular de la PGR, las cuales ya fueron ratificadas por la colegisladora, servirán para cumplir con eficacia las nuevas responsabilidades que tendrán a su cargo, consideró.

Ambos, dijo, tienen perfiles claros y lo más importante tienen una amplia experiencia para la lucha contra la corrupción y al mismo tiempo fortalecer la transparencia en la administración pública federal.

Noble Monterrubio añadió que el cambio en la PGR no afectará las investigaciones que lleva a cabo la dependencia, pues tienen una secuencia.

Al respecto, los perredistas Francisco Martínez Neri, Omar Ortega Álvarez y Agustín Basave Benítez, así como el independiente Manuel Clouthier Carrillo, cuestionaron los nombramientos y afirmaron que estarán atentos del funcionamiento de Raúl Cervantes al frente de la Procuraduría General de la República.