Desde hace más de cuatro siglos, la carne asada, el cortadillo de res y el machacado con huevo, forman parte de la tradicional cocina norestense, surgida en medio de un clima extremadamente cálido.

Así lo destacó hoy el presidente de la Asociación de Cronistas Municipales de Nuevo León, Hernán Farías Gómez al participar en el Noveno Simposium Culinario, Rescate y Custodia de la Gastronomía Norestense.

“En especial, la cultura culinaria norestense está muy adaptada a nuestro clima desértico y a los pocos elementos de la que dispuso históricamente, es muy especial nuestra cocina norestense”, dijo.

Resaltó que “tuvimos que secar la carne porque no teníamos otra manera de conservarla, tuvimos que crear el vino de caña porque no había otra manera de trabajarlo”, agregó.

En general, apuntó, la tradicional cocina norestense, comparada con sur y centro del país, es menos condimentada y menos mezclada de elementos agridulces, y fue adaptada en medio de un clima adverso.

El historiador regional comentó que “nuestros platillos más representativos son la carne asada, machacado con huevo, cortadillo de res, chiles relleno de picadillo y la barbacoa, por citar algunos”.

Y en lo que es la parte de los dulces se encuentran los camotes, biznaga, chilacayote, calabaza y las Glorias de Linares, añadió, en evento realizado en el Museo de Historia Mexicana.

Comentó que “ya nuestros primeros cronistas del siglo 16 registraban este tipo de platillos”, aunque en el caso de la carne asada se podría decir que forma parte de la historia moderna de la región.

“Somos producto de una mezcla de culturas, que tenemos que distinguir entre la cultura prehispánica, nuestro aborígenes, antes de la llegada de los españoles “, expuso.

Manifestó que “la mayor riqueza de sabores y de elementos para cocinar provienen de esas culturas aborígenes, del centro y sureste del país”.

El historiador indicó que “en el noreste tenemos particularmente elementos de cocina que no hay en ninguna otra parte del país”.

Recalcó que “nos caracterizamos por la carne asada, nos caracterizamos por la carne seca, por ejemplo es muy conocido el asado de puerco rojo y en el municipio de Rayones se cocina el asado de puerco verde”.

“Toda la gente de Nuevo León, desde el más humilde hasta el más rico, los más sabios, los más cultos, los más inteligentes, rinden tributo a la carne asada y a los platillos regionales”, subrayó.

Comentó que “la cultura de asar carne, nos hace olvidar por un momento a todos los que participamos en ella, la crisis social, el desempleo, la enfermedad, el desamor, la soledad”.