La apertura de la Autopista Urbana Sur (AUSUR), en el tramo Viaducto Tlalpan y su continuación a la Autopista México-Cuernavaca, se realizará una vez que se cuente con la certificación sobre la operatividad y seguridad en su tránsito, aseguró el jefe de gobierno, Miguel Ángel Mancera.

Durante la inauguración del Foro Desafíos de Infraestructura para el Futuro de la CDMX, afirmó que “estamos interesados no para hacer una inauguración protocolaria, simplemente para que ahora en este puente de -Día de- muertos pueda servirle a la gente que quiere salir, a las personas que salgan de la Ciudad de México”.

Comentó que la víspera habló con el secretario de Comunicaciones y Transportes, Gerardo Ruiz Esparza, del gobierno federal, para fijar la postura de la capital del país.

“En el momento en que los constructores, los concesionarios entreguen un documento que esté perfectamente operativa y con seguridad para los usuarios, en ese momento abrimos, no podemos abrir antes, porque son 80 mil vehículos los que van a estar transitando por ahí”.

También comentó que de acuerdo con el secretario de Obras y Servicios del gobierno capitalino, Edgar Tungüí Rodríguez, está muy avanzado el tramo que le corresponde y que es responsabilidad de la administración local.

Insistió en que esperarán el documento que compruebe que está “perfectamente operativa”, a fin de evitar contratiempos a los automovilistas.

Esta autopista servirá para el desahogo vehicular por ser “una de las salidas de la Ciudad de México”, además de que se prevé que la AUSUR ayude a reducir entre 30 y 40 minutos la salida a Cuernavaca y beneficiará a miles de usuarios diariamente.