El Altar Monumental instalado en Plaza de Armas está dedicado este año al músico queretano José Guadalupe Velázquez, quien fue precursor y fundador de la música y canto sacro en México y a nivel internacional.

Apegado a la tradición queretana, el Altar consta de siete escalones, que simbolizan los siete pecados capitales.

En el primer escalón se aprecia una representación de un órgano, instrumento con el que el fallecido José Guadalupe Velázquez desarrolló gran parte de su labor musical.

El Altar de Muertos está adornado con la tradicional flor de cempasúchil, velas, calaveritas de azúcar, algunos alimentos que eran del gusto del homenajeado, así como cajas de luz que por las noches le darán una vista especial a la ofrenda.

José Guadalupe Velázquez destacó en los ámbitos de la poesía, el dibujo y la música, además de que fue fundador de la Escuela de Música Sacra de Querétaro.

El Altar Monumental puede ser visitado hasta el martes 2 de noviembre.