Miami es conocido ampliamente por sus paradisiacas playas, pero poco a poco un lugar al norte del centro de la ciudad ha ido atrayendo gran cantidad de turistas gracias a los grafitis que adornan sus calles.

El barrio se denomina Wynwood y está plagado de arte callejero, galerías, restaurantes, cafés y bares que invitan a los paseantes a una experiencia alucinante con enormes murales de dibujos exóticos y multicolores y otros que reflejan el actual momento social.

Tal es el caso de un gigantesco mural satírico en la calle 23 y la avenida 5 en el que se observa la figura del magnate Donald Trump, candidato republicano a la Presidencia de Estados Unidos, con una boca de “Wason”, el siniestro personaje de Batman.

En el dibujo Trump amenaza con un cuchillo la Estatua de la Libertad y cuestiona: “Come on... what the hell do you have to lose?” (Vamos ... ¿qué demonios tienes que perder?), frase que el magnate ha hecho celebre en la campaña electoral para cortejar el voto afroamericano.

Y así, al caminar, se observan muchas otras obras que han dado vida a este singular barrio, que en estos días ha vuelto a recuperar la afluencia de turistas tras varias semanas de baja debido al virus del zika.

Hoy no es raro encontrar en su calles artistas pintando murales o visitantes tomando postales.

Pero no siempre fue así, hace apenas una década Wynwood, enclavada no muy lejos de los ramales ferroviarios que en el siglo XIX conducían las mercancías hacia el puerto, era un barrio marginal de fábricas y bodegas abandonadas, así como de prostitución y drogas.

En la década de los 50 este barrio se conoció como “El Pequeño San Juan” por su población boricua que con el paso de los años se ha ido transformando.

“Tony Goldman, un inmobiliario estadunidense es el fundador. Fue un visionario que compró muchos de los edificios en la zona, los acomodó y empezó a hacer arte por fuera”, dijo a Notimex Miguel Aguilar, chef ejecutivo del restaurante Wynwood Walls Kitchen que pertenece a Goldman.

“Esto antes era un barrio muy pobre y poco a poco la zona fue cambiando a través de todo el grafiti y los murales de arte que hizo Goldman Properties”, explicó.

“No solo está Wynwood Walls que es grafiti concentrado, sino que todas las calles todos los negocios han contratado artistas para que su frente sea un mural de arte”, apuntó.

“Aquí puedes pasar cuatro o cinco horas y pierdes el día, pero lo ganas en realidad”, añadió Aguilar en “Wynwood Walls”, un parque credo por Goldman y que cuenta con 35 enormes murales.

El lugar es un verdadero museo de arte al aire libre que presenta gigantescos y hermosos murales creados por los mejores artistas callejeros del mundo.

Unos 30 artistas de todo el mundo de países como México, Chile, Francia, Alemania y Japón han viajado para plasmar sus obras en este lugar.

En Wynwood Walls se pueden apreciar un mural con varias manos gigantescas entrelazadas en una obra del alemán “Case”, así como una noche pacífica de la ciudad de Nueva York del estadunidense Logan Hicks.

También se observa la caligrafía arábiga en tonos rosados del francés “el Seed” o los jóvenes con una espada y una pala del chileno “Inti”.