La presidencia francesa anunció hoy que la misión del buque insignia de su marina, el portaaviones Charles de Gaulle, fue ampliada hasta finales de año para continuar sus operaciones de apoyo a los ataques contra el Estado Islámico (EI) en Siria y en Irak.

La misión del buque “será prolongada hasta mediados de diciembre”, anunció el Palacio del Elíseo en un breve comunicado emitido este miércoles.

El portaaviones partió de su puerto de amarre, en Toulon, sur de Francia, el 19 de septiembre pasado para participar en las operaciones de recuperación de la ciudad iraquí contra el EI.

La decisión fue anunciada luego de un consejo extraordinario de Defensa que se celebró este día en el palacio sede de la presidencia francesa que encabezó el presidente galo Francois Hollande.

En la reunión, en la que participaron los titulares de Interior y de Defensa, así como el primer ministro galo, Manuel Valls, entre otros, el gobierno “revisó los desafíos militares, humanitarios, políticos y de seguridad que acompañan a la reconquista de Mosul”, la segunda ciudad de Irak.

La ciudad iraquí lleva años controlada por el Estado Islámico. Pero desde la semana pasada militares apoyados por la coalición internacional de la que forma parte Francia atacan Mosul, el principal enclave del EI en el país asiático.