Por el delito de secuestro agravado, el juez 55 Penal del Reclusorio Preventivo Varonil Oriente sentenció a más de 87 años de prisión a dos servidores públicos, que privaron de la libertad a un hombre, a quien torturaron antes de liberarlo.

La Procuraduría General de Justicia capitalina especificó que Marco Antonio Cabello López y Edgar Camarena Márquez pasarán 43 años, nueve meses de prisión y deberán pagar una multa de 453 mil 320 pesos cada uno.

El 31 de agosto de 2013, los agresores y otros tres cómplices subieron a una autopatrulla con logotipos de la Procuraduría General de Justicia capitalina a la víctima, quien estaba con otro individuo en calles de la colonia Iztacalco, delegación Azcapotzalco a quien mostraba su auto en venta.

Sin presentar ninguna orden de presentación o aprehensión, obligaron al afectado a subir a la unidad con el argumento de que lo presentarían ante el agente del Ministerio Público por el delito de robo a casa-habitación, luego lo ataron de pies y manos, y lo llevaron hasta los límites con el Estado de México.

En ese sitio, pasaron al afectado a otro automóvil con logotipos de la Agencia de Seguridad Estatal (ASE) del Estado de México y lo trasladaron a una casa de seguridad, donde lo golpearon y le colocaron una bolsa de plástico en la cabeza.

Los implicados le exigieron el número telefónico de su esposa con quien acordaron su liberación a cambio de una suma de efectivo, los documentos de propiedad de un automóvil tipo Beatle, que serían entregados por el hermano del agraviado a la altura de Periférico Norte enfrente de las Torres de Satélite, municipio de Naucalpan, donde fue liberado el ofendido.

El familiar de la víctima señaló que cerca del lugar en el cual se pagó el rescate estaba estacionado un vehículo de la Agencia de Seguridad Estatal (ASE).

Los sentenciados fueron plenamente identificados como probables responsables del delito de secuestro agravado, por lo que fueron detenidos en el momento en que llegaban a sus centros de trabajo.

Cabello López laboraba en la Fiscalía Central de Investigación para la Atención del Delito de Homicidio y Camarena Márquez en la Fiscalía Desconcentrada de Investigación en Benito Juárez.