La Unión Europea (UE) mantiene la esperanza de que Bélgica desbloquee hoy el tratado de libre comercio con Canadá, que debería ser ratificado por los dos socios en una cumbre bilateral el jueves.

La firma está en suspenso debido al rechazo de la región belga de Valonia, cuyo aval es necesario para que el gobierno federal pueda rubricar el texto.

“Tengo la esperanza de que a lo largo del día el gobierno belga y el gobierno valón puedan llegar a un acuerdo”, dijo el presidente de la Comisión Europea (CE), Jean-Claude Juncker, en una intervención ante el Parlamento Europeo (PE), en Estrasburgo (Francia).

Añadió que espera que más allá de la fecha de la firma, lo importante es que Bélgica alcance un acuerdo.

En la misma línea se pronunció el presidente del Consejo Europeo, Donald Tusk, también presente en la sesión plenaria.

Señaló que espera que Bélgica pruebe una vez más que es una campeona en materia de compromiso. Mientras hablamos, la cumbre del jueves sigue siendo posible.

El líder europeo advirtió una vez más que el abandono del pacto, fruto de siete años de negociación, tendría consecuencias nefastas para la posición internacional de la UE.

El gobierno federal belga se ha vuelto a reunir este miércoles a las entidades regionales para tratar de alcanzar un consenso.

Al inicio de la cita, el canciller Didier Reynders aseguró que ha habido avances y que sólo dos puntos permanecen abiertos, pero no dio detalles de las negociaciones.

Los valones quieren que se renegocie el acuerdo. Si Canadá se niega, tal y como dijo que haría el Gobierno del país, el acuerdo podría fracasar definitivamente, una posibilidad que nadie en Bruselas se atreve a contemplar en público.