Alrededor de una treintena de incendios provocados fueron apagados esta madrugada por los bomberos en el puerto norteño francés de Calais, en el campamento de migrantes en curso de evacuación desde hace dos días, reportaron hoy medios locales.

Los incendios, que según medios locales habrían prendido los propios migrantes que aún quedan en el campo, se intensificaron entre la medianoche y las tres de la mañana locales (01:00 GMT) en una zona de comercios del campamento, indicaron las fuentes.

Los incendios fueron sofocados por bomberos de tres municipios de la zona de Calais, que fueron escoltados por agentes del cuerpo de granaderos CRS, de acuerdo a los reportes.

Según algunos bomberos, durante las labores de extinción, recibieron pedradas y tuvieron que ser protegidos por las fuerzas del orden en el campamento denominado “la jungla”, por sus malas condiciones de habitabilidad.

Dos jóvenes migrantes, de Siria y de Afganistán, resultaron heridos leves debido a la explosión de bombonas de gas durante los incendios.

Según distintos medios, los incendios podrían haber sido provocados por militantes de organizaciones opuestas a la evacuación del campamento de migrantes o por los propios migrantes.

Expertos consultados por medios locales explicaron que puede tratarse de una “tradición de los migrantes de quemar todo antes de partir”.

“Hay una tradición entre los migrantes cuando se van, que consiste en quemar su tienda, su cabaña. Les dijimos que no había que hacerlo pero hay todavía algunos que lo hacen”, dijo la prefecta (delegada del gobierno) en la región de Pas-de-Calais, Fabienne Bucco.

De acuerdo con las autoridades, los incendios de la noche pasada no interrumpirán el proceso de evacuación del campamento de Calais que comenzó el lunes y se prevé que durará una semana.

En dos días, tres mil 242 migrantes mayores de edad abandonaron ya el campamento y fueron alojados en centros de acogida.

Otros 772 menores de edad fueron alojados en un albergue provisional instalado en Calais, reportaron fuentes de los ministerios del Interior y de la Vivienda.

Medios locales informaron que alrededor de dos mil migrantes que permanecen en el campamento no desean abandonarlo.

Se prevé que este miércoles salgan del campamento cuarenta camiones de pasajeros cargados de migrantes hacia nuevos centros de acogida.

A primeras horas del día una larga cola de migrantes se formaba ya para registrarse y partir del campamento en el que según distintos conteos habrían residido entre seis mil 500 y ocho mil migrantes en las últimas semanas.