Con más de tres décadas dedicas a la crítica cinematográfica, Jorge Ayala Blanco, quien promueve su más reciente publicación, “La Khátarsis del cine mexicano", aseguró que si en alguien cree es en lo jóvenes debutantes, quienes como el documentalista Alejandro Solar tienen propuestas innovadoras, provocadoras y delirantes.

No obstante, en el marco de la Feria Nacional del Libro y la Lectura Michoacán 2016 y del Festival Internacional de Cine de Morelia (FICM), reconoció que no ve trayectorias sostenibles, pues sostener la cuarta o quinta película es un prodigio.

Además de compartir su percepción del cine actual, habló de la fusión de géneros en las producciones y del aumento en la producción del cine nacional, entre anécdotas con representantes de diversos medios, público en general y colegas.

Bajo una atmósfera de camaradería, también reflexionó en torno a lo difícil que es sostener una relación de amistad con los creadores de las películas, y dijo que a lo largo de su trayectoria le han costado dos o tres amistades, pues “sienten que les afectas sus intereses”.

Tras mencionar que siempre trata de fundamentar cada crítica, expuso que, como pocos saben, su preparación como Ingeniero Químico Industrial le enseñó a hacer balances, por lo que presta atención en momentos clave y significativos de una película.

No obstante, dijo, “mil veces me he arrepentido de que solo vi un aspecto y no el otro, y cada vez que vuelvo a ver una película le encuentro enfoques nuevos (…) por eso no hay que tenerle miedo a la contradicción”.

Entre otros temas, abordó el referente a la evolución y actitud de la crítica y del periodismo cinematográfico, y lo atroz del precio del boleto para ver una película. “Es espeluznante el encarecimiento del cine”, expresó Blanco, quien por más de 25 años consecutivos ha sido invitado al Festival de Berlín.

Sobre el reconocimiento que le fue conferido por la Red Mexicana de Periodistas Cinematográficos, indicó que es el primero que recibe de sus pares a nivel nacional y, a manera de broma, denunció el bulliyng que recibió de los periodistas durante 30 años. “Entonces este es un premio de carácter reivindicatorio”, puntualizó.