Un tratado internacional firmado por México, bajo ninguna circunstancia violenta o trasgrede la soberanía nacional, sostuvo el titular de la Secretaría de Economía (SE), Ildefonso Guajardo, al responder a los diputados federales sobre el Acuerdo Transpacífico de Cooperación Económica (TPP).

Al comparecer ante la Comisión de Economía de la Cámara de Diputados, que preside el priista Jorge Dávila Flores, el funcionario federal añadió que en ninguno de los dos tratados que hasta hoy ha firmado México, el TLCAN y el TPP, será de esa manera mientras él tenga la responsabilidad de ser el secretario de Economía.

Indicó que, por ejemplo, muchas de las cosas que se escuchan sobre el TPP no hacen referencia específica a lo que se dice dentro del texto, por lo que rechazó que se establezca, por ejemplo, que se restará la libertad en el uso del Internet.

“Yo le digo categóricamente que nada del capítulo de propiedad intelectual restringe la libertad del uso del Internet como un medio de comunicación abierto y totalmente a la gente”, sostuvo.

En el caso de patentes, rechazó que se vaya a impedir el incremento de medicamentos genéricos, y explicó que la diferencia está en los medicamentos biotecnológicos, porque es la medicina del Siglo XXI y muy pocos países participantes del TPP tenían un marco de protección.

Informó que la solución que se dio en materia de biotecnológicos fue intermedia, y se plasmó que “no hay extensión de farmoquímicos, no hay restricciones para que el día uno del vencimiento de una patente farmoquímica entre inmediatamente un genérico”.

Sin embargo, sí hay una nueva formulación para patentes de biotecnológicos, justamente para incentivarlos en el proceso de tener disponibles nuevas soluciones en el terreno de la medicina”.

Resaltó que en el TPP no hay ningún compromiso para transgénicos, y que en México la ley la definen los legisladores y el mecanismo entre productos transgénico y orgánicos están definidos en las leyes nacionales.

Abundó que “no hay nada que firmemos de tratados internacionales que no pase bajo la consideración del Congreso de la Unión y no es el caso de los transgénicos”.

En su mensaje final, Ildefonso Guajardo reconoció que no se enfrentan tiempos fáciles en materia económica, pero es cuando más se requiere que todos, independientemente de su perfil político, aporten y enriquezcan un proyecto de nación.

“La disponibilidad del sector economía seguirá abierto para un diálogo permanente, y siempre con la objetividad necesaria para conducir los esfuerzos hacia adelante”, afirmó.

Destacó que hay cosas corresponsables del Ejecutivo federal y del Legislativo, que deben sentirse orgullosos, ya que son “cosas que cambian la realidad del país y el futuro de la economía mexicana”, como son las reformas en materia de competencia.

Ello, finalizó, en instrumentos para defender a los consumidores y pequeñas empresas en el mercado de insumos estratégicos y la reforma energética que ha traído importantes beneficios para el desarrollo de la economía nacional.