El titular de la Secretaría de Economía (SE), Ildefonso Guajardo Villarreal, descartó que haya una renegociación del Tratado de Libre Comercio para América del Norte (TLCAN), si no es en beneficio de México y Estados Unidos.

En el marco de las elecciones presidenciales en Estados Unidos, que se realizarán el próximo 8 de noviembre, explicó que el abordaje de este tema dependerá de quién gane los comicios, entre la candidata demócrata, Hillary Clinton, o el candidato republicano, Donald Trump.

Al comparecer ante la Comisión de Economía de la Cámara de Diputados, que preside el priista Jorge Dávila Flores, aclaró que de obtener el triunfo Donald Trump, tendría que ser en beneficio de México y Estados Unidos, de otra forma “no hay renegociación.

“Creemos que si el resultado es demócrata, en ese sentido, sin duda, tendremos un escenario donde podamos hablar de cómo a través del (Tratado de Asociación Transpacífico) TPP, podríamos mejorar (Tratado de Libre Comercio de América del Norte) NAFTA, en su momento analizando cómo si puede seguir adelante el TPP”, planteó.

“Y en el otro escenario (si ganara el republicano) sin duda tenemos que definir una posición clara de que México la única manera de que se renegocie un Tratado, es si hay beneficio para ambas partes, si no hay renegociación”, sostuvo.

A pregunta de los legisladores sobre este tema, el encargado de la política económica indicó que ambos candidatos estadunidenses han tenido expresiones en materia de tratados de libre comercio, pero destacó que el republicano ha sido más especifico al decir que llevará a cabo una renegociación y, de no conseguirla, denunciará el acuerdo.

En el caso de Hillary Clinton, añadió que ella “no ha hecho una observación específica, ha hecho un comentario sobre el TPP, que es sin duda un instrumento fundamental que nos permite modernizar en la dirección correcta el TLC de América del Norte”.

Recordó que en momentos electorales se dicen muchas cosas, como fue el caso del actual presidente Barack Obama, quien cuando era candidato dijo que iba a renegociar el TLC.

Y el presidente William Clinton, en su momento, manifestó que “no le gustaba la manera cómo estaba el NAFTA, que quería un tratado justo y por eso cuando llegó a la Presidencia pidió capítulos paralelos en el tema ambiental y laboral”.

Por ello, enfatizó, “nosotros creemos que el escenario que se va a construir hacia adelante es un escenario donde quien gane, en ese momento recibirá las opiniones de quienes hoy no son vociferantes en las campañas”.

En ese sentido, se refirió a los grandes exportadores que comercializan con México unos 200 mil millones de dólares en productos como manzana, maíz amarillo, carne de pollo y cerdo, entre otros.

Insistió en que “todas esas voces que hoy están silenciosas, cuando alguien se sienta en la Oficina Oval se vuelven voces contundentes y muy fuertes.

“Son empleos, son seis millones de empleos que el comercio con México genera en Estados Unidos, entonces creemos que no estamos totalmente desprotegidos en una negociación donde queda claro que el libre comercio ese para hacer más grande el pastel y repartirlo mejor”, concluyó.