El sheriff del condado de Maricopa, Joe Arpaio, fue hoy acusado de “desacato criminal” por una corte federal estadunidense en Arizona, por ignorar la orden de un juez de cesar la detención de inmigrantes tras declarársele culpable de usar criterios raciales.

La jueza federal Susan Bolton oficializó este martes las acusaciones contra el controversial sheriff, al firmar una orden que había sido interpuesta por fiscales federales el pasado 17 de octubre.

La jueza fijó la fecha del juicio contra Arpaio para el próximo 6 de diciembre ante la Corte Federal en Phoenix, y de ser declarado culpable, el sheriff de 84 años de edad podría enfrentar una sentencia de hasta seis meses de cárcel.

La acusación contra Arpaio se emite a menos de tres semanas de las elecciones del próximo 8 de noviembre, en las que el sheriff busca su séptima reelección al cargo.

Arpaio sostiene que las acusaciones en su contra tienen motivación política para impedir su reelección, y la semana pasada difundió un anuncio de campaña en Phoenix, en el que acusó al Departamento de Justicia de oponerse a sus esfuerzos para aplicar las leyes de inmigración.

Las acusaciones de desacato contra Arpaio se derivan de una orden emitida por una corte federal en diciembre de 2011, en la que se prohibió a la Oficina del Sheriff y sus agentes efectuar redadas de migrantes, tras determinar que esa corporación usaba criterios raciales.

Tras recibir evidencias y testimonios de que el sheriff había incumplido esas disposiciones de la Corte, el juez federal Snow Murray decidió a principios de 2015, celebrar audiencias para determinar Arpaio había incurrido en desacato.

Las audiencias, en las que comparecieron múltiples testigos, condujeron al juez a recomendar cargos de desacato contra Arpaio, el subjefe en la Oficina del Sheriff, Jerry Sheridan, y el capitán Steve Bailey, además de su abogado defensor Michele Lafrate.