La Comisión Ejecutiva de Atención a Víctimas (CEAV) autorizó el acceso a los recursos del Fondo de Ayuda, Asistencia y Reparación Integral a favor de una víctima de los hechos ocurridos el 30 de junio de 2014 en Tlatlaya, Estado de México.

El Pleno de dicho organismo federal resolvió este martes otorgar una compensación subsidiaria a un militar en activo y sus familiares, por los sucesos ocurridos en la localidad de Cuadrilla Nueva, de la Comunidad de San Pedro Limón.

En un comunicado, expuso que la compensación, por decisión colegiada, será aplicable sin que exista una sentencia judicial ejecutoriada o una declaratoria de víctima de la Comisión Nacional de los Derechos Humanos (CNDH).

Determinó también hacer uso de este fondo a favor de la víctima, aun cuando el probable responsable del hecho delictivo falleció durante los hechos de Tlatlaya, de acuerdo con la indagatoria del Ministerio Público.

Al respecto, el comisionado presidente de la CEAV, Julio Hernández Barros, indicó que con esta resolución se cumple el compromiso de buscar mecanismos alternativos e innovadores que permitan obtener la compensación subsidiaria a la que tienen derecho las víctimas del delito o de violaciones a derechos humanos.

En la sesión, indicó, los comisionados hicieron un ejercicio jurídico de ponderación entre el derecho a la reparación del daño -previsto en la Constitución y en la Convención Americana de los Derechos Humanos- y el hecho de que el responsable del delito haya muerto.

“La no aplicación de la compensación solo trae perjuicio y agravio a la víctima y sus familiares, al negar el acceso a la protección establecida en la Constitución de los Estados Unidos Mexicanos”, expresó.

Hernández Barros agregó que el alcance de está decisión consiste en establecer las medidas que contribuyan a garantizar la reparación integral, efectiva y eficaz de las víctimas, mediante un plan que contiene las acciones de restitución, rehabilitación, satisfacción, medidas de no repetición y compensación.