El Instituto Nacional para la Evaluación de la Educación (INEE) y las secretarías de Educación de Sinaloa y Guerrero firmaron un acuerdo, a fin de mejorar la atención educativa de niños y adolescentes de familias de jornaleros agrícolas migrantes.

La consejera presidenta del INEE, Sylvia Schmelkes del Valle, informó que las directrices que emitió el INEE en este campo pretenden que se tomen las medidas necesarias para romper el círculo vicioso de la pobreza en esa población.

Así como para asegurar que se cumpla el derecho humano básico que tienen los infantes y adolescentes a una educación de calidad, dijo en el acto realizado en la Secretaría de Educación y Cultura de Sinaloa.

Schmelkes del Valle destacó que el convenio firmado es ejemplar en ese ámbito, y calificó a éste como un compromiso valiente de ambas entidades por comenzar a hacer realidad dicha garantía y por establecer un pasaporte para salir de la pobreza.

En ese sentido, felicitó a los gobiernos de los dos estados, y refirió que un porcentaje importante del flujo de familias jornaleras a Sinaloa procede de Guerrero, y casi todos ellos de la región de La Montaña.

El trabajo infantil es el peor enemigo de la escolaridad y esta es una de las causas que explica que sólo entre 15 y 17 por ciento de casi 300 mil niños hijos de jornaleros agrícolas migrantes, entre los tres y 17 años de edad, asistan a la escuela, recordó.

Para atender educativamente a esa población, la consejera estableció como retos asegurarles el servicio educativo, evitar que su falta sea motivo para no certificar los estudios y permitir la continuidad de los mismos.

Asimismo, que la oferta educativa esté armonizada en los diferentes sitios, exista una boleta aceptada por todas las modalidades educativas, y asegurar un aprendizaje pertinente,

También que se establezca una educación con un enfoque intercultural, se profundice en la formación inicial y continua de los profesores y que éstos participen en el Servicio Profesional Docente y cuenten con plazas regulares.

Finalmente, confió en que este acuerdo sea un ejemplo para otras entidades que tienen que atender a este grupo de población, y subrayó que “la equidad educativa que persigue la reforma en la materia pasa necesariamente por destinar a su educación un esfuerzo especial”.