El presidente de Venezuela, Nicolás Maduro, afirmó hoy que su par estadunidense Barak Obama ordenó “incendiar Venezuela” y por eso la oposición se niega a sentarse para un diálogo político con el gobierno.

"La oposición no tienen palabra y no quieren diálogo porque desde Norteamérica el gobierno de salida de Obama ha ordenado incendiar Venezuela y que no haya diálogo. Yo insisto mil veces: el camino de Venezuela es el diálogo. Diálogo y más diálogo", señaló.

En una concentración de simpatizantes a su retorno de una gira para buscar acuerdos a fin de reflotar los precios del petróleo, Maduro dijo que la oposición se niega a un diálogo con el gobierno, a pesar de la facilitación encabezada por un enviado del Vaticano.

"Obama ya se va y tiene una obsesión de destruir Venezuela, pero ni Obama, ni tu obsesión podrán. Hoy somos más antiimperialistas que nunca", alegó.

Maduro informó que evaluará con otros poderes públicos el intento de "golpe parlamentario" de la Asamblea Nacional, que lo acusa de la ruptura del hilo constitucional por la suspensión de un referéndum sobre su mandato.

"En Venezuela no ha habido golpe parlamentario, ni vamos a permitir un golpe parlamentario. No vamos a permitir golpe parlamentario ni de ningún tipo, que lo sepa la derecha de aquí y la derecha de allá (internacional). Bastante lo denunciamos", afirmó.

Dijo que citó para mañana a los representantes de los otros poderes, incluyendo al presidente de la Asamblea Nacional, Henry Ramos Allup, para una sesión del Consejo de Defensa de la Nación, a fin de "evaluar el golpe parlamentario de la Asamblea".

Dijo que recibirá a Ramos, pero criticó el "circo" en la Asamblea, que el domingo aprobó un acuerdo que lo acusa de romper el hilo constitución por la suspensión del referéndum revocatorio, y este martes acordó abordar su responsabilidad en la crisis que azota al país.

Durante su gira de cinco días, Maduro visitó varios productores de petróleo, incluyendo Arabia Saudita. En su última escala visitó El Vaticano, donde lo recibió el Papa Francisco.

Afirmó que regresaba al país "bendito" por la conversación con Francisco, a quien calificó como un hombre muy humilde.

"Vengo reforzado espiritualmente. Hemos cumplido los objetivos de la gira, el primero apuntalar el acuerdo de los productores de la Organización de Países Exportadores de Petróleo (OPEP) y los no de la OPEP para recuperar el precio del petróleo", señaló.