Un profesor de la Universidad de Guadalajara (UDG) abstraerá los elementos básicos que definen la vida con modelos matemáticos, con el objetivo de entender lo que ocurre en los ecosistemas.

“No estamos tratando de orientarnos particularmente a una especie, sino que queremos encontrar los mecanismos que rigen los procesos de la vida”, afirmó el investigador Gerardo Mendizábal Ruiz, en una entrevista con la Agencia Informativa del Consejo Nacional de Ciencia y Tecnología (Conacyt).

El académico señaló que en conjunto con el doctor en Genética Humana, Alejandro Morales Valencia, trabajan en la modelación matemática de dos componentes básicos de la vida: el metabolismo y la evolución.

Mendizábal explicó que a través del metabolismo todo ser vivo toma productos y energía del medio, los procesa y de esto obtiene bloques para construirse a sí mismo, para moverse, reproducirse, interactuar con el medio y todo lo que no fue utilizado, lo regresa.

“Todo lo que regresa al medio puede ser o no utilizado por otras entidades, es decir, los desechos de una especie pueden ser el alimento de otra. Esas interacciones crean un ecosistema y en un nivel donde tenemos más de estos individuos se crea un ecosistema muy complejo”, dijo el investigador.

“Sabemos que a través de miles de años, la vida en la Tierra se ha diversificado gracias al fenómeno en el que las entidades cambian poco a poco y se recombinan con otras para crear nuevas entidades”, añadió.

Mendizábal destacó que estos comportamientos pueden observarse más allá de la biología, por ejemplo, en la evolución de la música donde ciertas corrientes influencian a compositores que procesan elementos de éstas y los recombinan en una nueva forma musical.

“Esto sucede en diferentes aspectos donde intervienen los seres vivos. Nosotros creemos que podemos hacer un modelado matemático de esto y, al mismo tiempo, hacer simulaciones”, aseguró.

El ingeniero mencionó que el éxito de los algoritmos basados en el comportamiento biológico, como son los algoritmos genéticos y las estrategias evolutivas, fue lo que lo inspiró a iniciar en este campo.

“En nuestros modelos no queremos reinventar operadores que ya existen y se han demostrado en estos algoritmos bioinspirados. Lo que pretendemos es adoptarlos para hacer que nuestros modelos metabólicos vayan evolucionando. Es integrar todo esto en un área nueva que es la de la vida artificial”, subrayó.

El especialista precisó que en la actualidad el proyecto busca explorar preguntas fundamentales acerca de la vida a través de las computadoras.