El 62 por ciento de los mexicanos de menores ingresos consideró que es difícil solicitar un préstamo personal para enfrentar emergencias o gastos inesperados, cifra que resultó cuatro puntos porcentuales mayor que en 2015, reveló Provident.

De acuerdo con el principal proveedor de préstamos personales a domicilio en México los factores decisivos a considerar al pedir un préstamo son: si realmente es necesario el dinero (29 por ciento), cuánto pagarán en total (27 por ciento) y si les será posible cubrir dicho pago (23 por ciento).

Explicó que el estudio elaborado por la firma mostró que 97 por ciento de los encuestados aseguró que cada vez que pide un préstamo lo piensa cuidadosamente antes de solicitarlo.

En tanto, 92 por ciento dijo que suele pedir un préstamo para casos de emergencia y 91 por ciento que no pide prestado más dinero de lo que puede pagar.

Asimismo, 26 por ciento de los entrevistados mostraron una tendencia a solicitar un préstamo de manera impulsiva, lo que refleja que la mayoría de éstos cuentan con un concepto responsable del préstamo.

Respecto al uso del préstamo, los principales motivos para considerar uno son: gastos inesperados (24 por ciento), otros gastos (24 por ciento), salud (20 por ciento) y “mejoras del hogar” y “educación” (15 por ciento).

El director de Asuntos Corporativos en Provident, Alejandro Martí Bolaños Cacho, comentó que es alentador que las personas muestren mayor confianza en las compañías de préstamos a corto plazo en 58 por ciento.

Dicha cifra, agregó, es superior al nivel de confianza en instituciones financieras, lo que refleja la importancia del rol de las microfinancieras.