“Hacia el más allá y de Regreso. Una maleta para el último viaje” es el nombre de la exposición en la que mexicanos y alemanes de diversas profesiones, oficios, edades y niveles socioeconómicos exponen su visión, cultura y emociones en torno a la muerte.

La muestra, que estará abierta al público desde el 27 de octubre en el Museo de Arte Popular (MAP), de esta capital, reúne 100 maletas intervenidas por ellos mismos, en las que plasman lo que cada uno se llevaría a su “último viaje”.

La exhibición forma parte del Año Dual Alemania-México 2016-2017, coorganizada con el Institut Goethe de México, presenta 50 maletas de México y 50 más de Alemania, en las que se representa el concepto de la muerte de una manera visual.

Para Reinhard Maiworm, director de la institución alemana antes mencionada, tanto México como Alemania tienen dos maneras distintas de representar a la muerte; en Alemania, por ejemplo, “la muerte es un tabú: puede ser un paraíso, un purgatorio, el infierno, es algo que da miedo y poco se habla de ella, se evita el tema”.

Mientras que en México tiene una nacionalidad, es parte de la vida, “es algo que está presente en el Día de Muertos”.

“De tal manera que en esta exposición presentamos retratos de dos sociedades que se encuentran y enfrentan con maletas, solicitando reflexiones en torno a la muerte, a las culturas”, indicó en rueda de prensa.

La familiaridad con la que el mexicano trata y convive con la muerte, condujo al tanatólogo alemán Fritz Roth (+), a plantear y vislumbrar la posibilidad de comparar la visión alemana con la mexicana.

Las posibilidades del tema son infinitas; algunas simples o complicadas, pero cada una ofrece la visión de su creador, influenciada por el entorno y las circunstancias personales, pero todas llenas de simbolismos y metáforas de lo que se llevaría cada uno “al más allá”.

Al respecto, David Roth, curador de la muestra e hijo de Fritz, indicó que la muerte en Alemania es algo que aún se evita y rechaza, “y ésto de las maletas es para recordarle a la gente que hay un momento de muerte”.

“Con este muestrario de diversas personas, de varias edades y procedencias, lo que se busca es acercar a lo gente a lo que es la propia muerte”, refirió, al tiempo que recordó que cuando su padre propuso a los artistas colocar algo en las maletas, les pareció macabro, pero así inició esta odisea que al final se convirtió en algo artístico.

La muestra, que permanecerá en el MAP hasta el 29 de enero del 2017, representa una oportunidad para responder preguntas como ¿Qué hay más allá de la vida? ¿A dónde me voy a ir? ¿Cómo continuar? bajo la perspectiva de los participantes de ambos países, quienes se sumergieron en un estado de reflexión para contestarlas.

Cuadros, peluches, fotografías, cigarros, celulares, hilos, zapatos, pasaportes, cartas, piedras, son algunos de los objetos que se presentan en las maletas de artistas como Elena Climent, Fine Zimmermann, Burt Hardth Unrau, Laura Ortiz, Miguel Bolívar, Mara Silva y Hildegard Spliedt, por citar algunos.