Un grupo de estudiantes de Ingeniería agroindustrial en la Universidad Autónoma de Aguascalientes (UAA) desarrolló una paleta libre de grasas y sodio que sólo contiene 45 calorías por pieza.

La paleta de nombre Frupa fue elaborada por las alumnas Carolina Campos Hernández, Diana Laura Flores Sánchez y Laura Gabriela Carreón Torres, quienes emplearon como materia prima agua, azúcar, inulina, jarabe de maíz, ácidos, decoraciones y esencia de sabor.

Para el desarrollo de la golosina, las estudiantes experimentaron con inulina y polidextrosa, después hicieron pruebas de análisis sensorial dando muestras de paletas con ambos ingredientes y otras con azúcar.

En cuanto al sabor, los resultados no arrojaron una diferencia significativa, ante esto seleccionaron como ingrediente la inulina, por lo que cada paleta aporta entre 2.5 y tres gramos de fibra.

En entrevista con la Agencia Informativa del Consejo Nacional de Ciencia y Tecnología (Conacyt), Campos explicó que también usaron frutas, que además de contrastar con lo dulce de la paleta, ofrece propiedades como antidepresivos, relajantes y estimulantes.

“Esto se llevó a cabo por un tratamiento de liofilización, para que los componentes no perdieran propiedades y poderlas conservar mejor, porque no se puede poner fruta fresca en el caramelo por su contenido de agua abundante”, apuntó.

Por su parte, la asesora del proyecto, María Magdalena Ramírez Gómez, dijo que la adición de fibras atiende a una recomendación de organismos internacionales relacionada con la alimentación diaria.

Entre ellos, la Organización de las Naciones Unidas para la Alimentación y la Agricultura (FAO, por sus siglas en inglés), que invitan a su ingesta para un mejor funcionamiento de digestión y asimilación en el organismo.

“La confitería reviste un plus en este sentido, porque es muy usual que los niños y jóvenes consuman dulces y, de alguna manera, son una garantía de asegurar cierta ingesta de fibra por día, al menos en una proporción de la que se recomienda”, destacó.

En tanto, Campos refirió que la paleta es un producto dirigido a la población infantil de México, pues se encuentra afectada por la obesidad.

“La confitería está hecha principalmente a base de azúcar y el consumo elevado de azúcar te lleva a la obesidad, entonces buscamos que fuera bajo en calorías para ofertar un producto que aporte buen sabor y no sea tan maligno para la salud”, comentó.

Además, la alumna indicó que buscan comenzar la producción artesanal de las paletas, a fin de distribuirlas en el mercado y de ser posible industrializar el proceso productivo.

Con Frupa, las estudiantes obtuvieron el segundo lugar en el concurso Dulce Innovación de Confitexpo 2016, en el que en su primera fase se enfrentaron a 32 proyectos de distintas universidades públicas y privadas de México.