Amnistía Internacional (AI) denunció hoy que la población de Sudán del Sur es víctima de serias “atrocidades” por parte de las tropas gubernamentales y la "decepcionante e inadecuada respuesta” de las fuerzas de las Naciones Unidas (ONU).

En un reporte, la organización defensora de los derechos humanos aseguró que las fuerzas gubernamentales de Sudán del Sur son responsables de homicidios deliberados de civiles, violación de mujeres y niñas y el saqueo de bienes de los residentes de Yuba, capital del país

“Las tropas de Sudán del Sur mataron a hombres del grupo étnico nuer, violaron a mujeres y niñas y llevaron a cabo una campaña masiva de saqueos”, afirmó en el documento Joanne Mariner, asesora general de Amnistía Internacional sobre respuesta a las crisis.

En su informe titulado “No creíamos que ibamos a sobrevivir: asesinatos, violaciones y saqueos en Juba”, AI detalla algunos de los delitos contra el derecho internacional cometidos por las fuerzas sursudanesas, con base en una investigación llevada a cabo entre julio y septiembre pasados.

Además, la organización no gubernamental (ONG), con sede es esta capital, saca a la “decepcionante e inadecuada respuesta de las tropas de mantenimiento de la paz de la ONU para protegieron a civiles frente a actos de abuso, violación u homicidio.

Ente los casos expuestos, AI destacó el de Joy Kamisa, un niño de seis de edad, y su hermano Nyamuch, de dos y medio, quienes murieron por un cohete disparado desde un helicóptero artillado, que alcanzó la casa de su abuela en el barrio de Gudele de Yuba, un lugar protegido.

“Estos ataques de fuerzas gubernamentales son una demostración más de la urgente necesidad de imponer un embargo de armas en Sudán del Sur, con el fin de detener el flujo de armas, y establecer un mecanismo efectivo que vigile su cumplimiento”, destacó Mariner.

La Organización aseguró que los soldados también violaron a mujeres y niñas del grupo étnico nuer, no sólo para causarles daño, sino también para humillar a su padres y castigar a sus esposos, a quienes consideran sus enemigos.

El informe se da a conocer en publica en vísperas del despliegue de una misión de paz sobre el terreno, que el Consejo de Paz y Seguridad de la Unión Africana (UA) prevé desplegar a Sudán del Sur entre el 28 y 30 de octubre próximos.

El documento describe también abusos de las fuerzas armadas de oposición: el Ejército de Liberación Popular de Sudán en la Oposición y expone con detalle cómo entraron varias veces en el centro de protección de civiles de la ONU en el barrio de Jebel en julio pasado.

AI destacó que no está claro si al hacerlo los combatientes pretendían protegerse de un ataque o impedir operaciones militares, lo cual constituiría el crimen de guerra de usar escudos humanos.

“Fuera cual fuera su intención, esas maniobras pusieron en peligro a miles de civiles que se habían refugiado en los centros de protección”, destacó.

Además, el nuevo informe critica el uso de tribunales militares para juzgar a soldados sospechosos de abusos y la falta crónica de justicia real en Sudán del Sur por delitos como el homicidio deliberado de los civiles.

“Estos homicidios y violaciones sistemáticas no deben quedar impunes. El gobierno de Sudán del Sur debe garantizar que estos delitos se investigan de manera inmediata, imparcial e independiente y que todos los presuntos responsables comparecen ante la justicia en juicios civiles justos, sin que se utilice la pena de muerte”, concluyó.