La literatura de autoayuda, que en México es una de las de mayor venta, produce una presión social “asfixiante”, que en realidad estigmatiza a las clases bajas, aseguró el escritor Emmanuel Godínez Burgos, quien hace bromas acerca de esos manuales.

Así lo explicó el catedrático de la Universidad de Monterrey (UDEM) en su libro “Sea usted exitoso. Dinámicas del éxito y el fracaso en la sociedad contemporánea”.

Refirió que el mismo título de la publicación lleva una intención de ironizar los manuales que ofrecen recetas sobre el éxito, pero que no es posible que funcionen con todos los individuos, en opinión del especialista.

El libro, resaltó, deriva de una investigación que realizó durante su maestría y es una crítica a lo que se denomina en el texto la “ideología del éxito”, a esta necesidad cada vez más fuerte e imperante de la sociedad contemporánea para que la gente se vuelva exitosa.

Esta práctica “se vuelve asfixiante, primero porque carga al sujeto con la responsabilidad de ser el mejor y también porque descubre mecanismos de exclusión, estigmatización y desigualdad que nos revelan que no todo mundo puede serlo o no de la manera en la que el sistema lo marca”, dijo.

El maestro de las materias de Filosofía, Sociología e Historia explicó que con la creciente desigualdad, la movilidad social está estancada y no permite que ciertos sectores de la población asciendan en la escala social.

“El problema es que se suelen vender recetas prefabricadas, que están basadas en nulo sustento científico y mucho en la experiencia personal, entonces esos modelos difícilmente pueden ser aplicables a todos los sujetos y cuando no funcionan todos estos modelos, el primero en tener la culpa es el individuo”, indicó.

Godínez Burgos aseguró que está más presente en México ese discurso de que la gente de escasos recursos no está logrando lo que quería porque no se esforzó lo suficiente o porque son perezosos.

“Los estigmas se suelen asociar a los estratos inferiores, la criminalidad, la mediocridad, pero no nos ponemos a pensar en las condiciones materiales en las que están insertos”, expuso.

El profesor universitario manifestó que además, el libro le habla a la generación milenial, que se cataloga como la que tiene más estudios y la mejor preparada, pero a la que le han tocado los peores sueldos y que se enfrenta a un mercado laboral que exige riesgos.

Manifestó que “suele ser una noticia muy amarga saber que, aunque el sistema nos dice que todos podemos ser exitosos, por las condiciones materiales o sociales en las que estamos insertos no es posible”.