El periódico The Washington Post llamó hoy a la administración Obama a coordinar una enérgica respuesta de presión contra el gobierno del presidente Nicolás Maduro por la decisión de la autoridad electoral de suspender el proceso revocatorio.

En su editorial principal de este martes, el Post criticó la postura del gobierno estadunidense frente a la grave crisis política y humanitaria en Venezuela, a la que ha respondido hablando “de dientes para fuera”, aunque hizo notar igualmente la pasividad de otros gobiernos regionales.

“Hasta ahora, el gobierno de Obama ha ofrecido hablar de dientes para afuera sobre el referendo revocatorio, centrando su estrategia en promover negociaciones entre el gobierno y la oposición”, dijo en referencia a la iniciativa del ex primer ministro español José Luis Rodríguez Zapatero.

Pese al anuncio de que ambas partes celebrarán una nueva reunión este lunes, el Post consideró que dichas negociaciones no conducen a ninguna parte y que Maduro las está utilizando “como una pantalla ante su negación de la democracia”.

“El régimen no cambiará su curso a menos que enfrente una mayor presión, desde las calles o de sanciones externas. Si Estados Unidos desea aún evitar una mayor agitación en Venezuela, debe coordinar una enérgica acción internacional”, apuntó.

La semana pasada el Consejo Nacional Electoral de Venezuela informó que suspendía la recolección de firmas necesarias para activar el revocatorio, argumentando que debía acatar órdenes de tribunales locales, tras detectar fraude en una colecta previa.

En respuesta a esa decisión, el Congreso emitió una declaración este domingo denunciando que con esa orden Maduro había puesto en escena un golpe de estado, aludiendo el sometimiento de la autoridad electoral al poder judicial.

Para el diario, la denuncia del Congreso “es exacta y debería provocar una reacción consecuente de parte de los vecinos de Venezuela en América Latina y de Estados Unidos”.

La oposición ha llamado a manifestaciones para este miércoles y el Congreso llamó a los militares a no intervenir, pero el diario consideró que el régimen de Maduro puede estar apostando que podrá “aplastar” las protestas callejeras, como lo ha hecho en el pasado.

“Lo que podría preocuparle más es una acción concertada de sus vecinos como Brasil y Colombia, así como Estados Unidos, quienes bajo la Carta Democrática Interamericana pueden tener no sólo la autoridad sino también el deber de aislar y castigar al régimen en caso de vulneración del orden constitucional”, precisó.