La insuficiencia cardiaca afecta a más de dos millones de mexicanos y empieza a tener un preocupante impacto en los jóvenes, debido al abuso del alcohol y las drogas, reveló el especialista Arturo Muñiz.

El director de Educación e Investigación en Salud de la Unidad Médica de Alta Especialidad del Hospital de Cardiología 34 destacó que este problema de salud se presenta en mayor medida en los hombres.

La insuficiencia cardiaca, explicó, es la incapacidad del corazón de poder aportar las cantidades de sangre que requiere el cuerpo para llevar a cabo su función adecuadamente, ya sea en condiciones de actividad física como en reposo.

“Se estima que este problema va a ir en incremento y probablemente en 2030 tengamos ya un serio problema de salud en México, en el mundo se dice que dos por ciento de la población está afectada por insuficiencia cardiaca”, dijo.

Enfatizó que “si esto lo trasladamos a la población mexicana, donde tenemos alrededor de 120 millones y hablamos del dos por ciento, pues son más de dos millones de personas con insuficiencia cardiaca”.

El especialista aseguró que “es un problema que si lo tenemos aquí presente y obviamente que esto nos va a tener consecuencias a mediano plazo”.

Manifestó que en los últimos años se han incrementado las denominadas cardiopatías en personas jóvenes, sobre todo aquellos que abusan de sustancias.

Ahora, indicó, hay abuso de ciertos estimulantes para poder llevar el ritmo de vida más acelerado, con estos fármacos prohibidos, entre ellos la cocaína.

La cocaína, detalló, se asocia a un daño del músculo directamente y hay personas que empiezan a tener problemas muy serios en la función del corazón.

También afecta drásticamente el abuso del alcohol, de anfetaminas, sustancias que son productos muy comunes actualmente entre la juventud, añadió.

Dijo que cuando el corazón no es capaz de aportar la suficiente sangre al cuerpo, se va a manifestar inicialmente durante la actividad física.

“Cuando le demandas al corazón un extra para caminar o hacer alguna actividad física y el corazón no te lo puede aportar, en ese momento se dice que está insuficiente y se manifiesta por falta de aire, por ejemplo”, señaló.

Expresó que “esto se va haciendo paulatino hasta que el corazón ya no es capaz de bombear la sangre necesaria para las condiciones básicas y el paciente percibe la sensación de que no le alcanza el aire, de que no se puede recostar, empieza a retener líquidos”.

Resaltó que estas son las principales manifestaciones clínicas de la insuficiencia cardiaca.

“En general, la insuficiencia cardiaca ha venido en aumento y yo considero que hay ciertos factores que nos predisponen al incremento en la insuficiencia cardiaca”, detalló.

Enfatizó que “es una enfermedad de personas principalmente adultas, aunque también existen casos en jóvenes, pero la edad promedio en la insuficiencia cardiaca es alrededor de los 75 años, con un mayor predominio en varones que en mujeres”.

Asimismo, resaltó que ciertos factores que favorecen la insuficiencia cardiaca como pudiera ser la obesidad, la diabetes, la hipertensión arterial, el abuso de alcohol y drogas, el antecedente de haber usado algún medicamento para cáncer y enfermedades del sueño.