Con la cinta "Que dios me perdone", del director Tito Davidson, continúa el ciclo de cine negro en la Cineteca Nacional, que contó con los comentarios del escritor y crítico Bernardo Esquinca.

La cinta, protagonizada por Maria Félix, Tito Junco, Julián Soler y Fernando Soler, se sitúa en el México de la Segunda Guerra Mundial, y cuenta la historia de Lena, una espía que seduce a los hombres ricos para conseguir información.

Alrededor de esta trama de 1948 partió la charla encabezada por Bernardo Esquinca, quien compartió algunas de sus reflexiones con la audiencia que abarrotó la sala; definió al género de cine negro como historias que giran entorno a hechos delictivos y una estilización visual.

Esquinca hizo alusión a algunos pasajes de la trama y de los diálogos que a su parecer suelen ser acartonados, pese a que fueron escritos por José Revueltas y Xavier Villaurrutia.

Destacó que aunque en 1948 la guerra ya había pasado, fue un excelente marco de fondo para el desarrollo de esa cinta que a su consideración más que cine negro podría ser catalogada como un drama.

En su opinión, Maria Félix no fue una gran actriz, pero sí muy solvente en sus actuaciones, además de denotar mucha expresividad en el rostro ante las situaciones presentadas.

Explicó que la cinta queda un poco en deuda, en el sentido de que no se muestran los paisajes de la Ciudad de México de los años 40, que estaba en una fase de modernización.

El ciclo de cine negro mexicano concluye el 31 de octubre, con la cinta "Cuatro contra el mundo", de Alejandro Galindo.