Las organizaciones de la sociedad civil (OSC) juegan un papel fundamental en la construcción de la vida democrática del país y en la medida que sean fuertes, imparciales y originales con sus objetivos, podrían revertir problemas sociales más apremiantes.

Así lo expuso el especialista e investigador de la Universidad Autónoma de Yucatán (UADY), Rodolfo Canto Sáenz, durante su participación en el foro “Impacto que trasciende 2016”, organizado por esta institución educativa para capacitar y empoderar a las organizaciones de la sociedad civil.

El economista indicó en que muchos de los proyectos e ideas de esas asociaciones podrían encontrarse soluciones a problemas trascendentes para México como el caso de la pobreza, violencia, inseguridad, corrupción, entre otros.

Por ello, continuó, es importante fortalecerlas mediante la consolidación de sus objetivos, alcances y metas, así como incorporar más la participación comunitaria y que trabajen de manera coordinada unas con otras con el fin multiplicar sus resultados.

“El mayor desafío de esas entidades es ir más allá de sus reducidas parcelas de actividad para avanzar mediante el diálogo a la constitución de redes y alianzas que incluyan por igual a todas las organizaciones”, puntualizó.

Manifestó que de acuerdo con estudios, las organizaciones sociales aún no logran incidir en políticas públicas y los gobiernos tienden a verlas como medios de entrega.

“Muchas de las organizaciones, incluso aquellas que son las más activas, reconocen que tienen agendas propias distintas de las comunidades con las que trabajan y que generalmente definen qué hacer o, qué no hacer, al margen de las comunidades”, explicó.

Esto, continuó, se traduce en menor relevancia e impacto de sus objetivos.

Canto Sáenz detalló que en el caso de Yucatán, las organizaciones son poco institucionalizadas y dependientes de un financiamiento cada vez más escaso, por lo que muy pocas viven más de una década.

Por ello, la UADY de la mano la Fundación Fortalece lograron reunir en este foro a medio centenar de organizaciones sociales para que mediante talleres y conferencias reciban capacitación y actualización sobre sus derechos, responsabilidades, objetivos y alcances de impacto social.

Por su parte, el director de Fundación Fortalece de Cozumel, Quintana Roo, Octavio Rivero, subrayó que la preocupación es que las organizaciones retomen sus objetivos originales y sus acciones se reflejen en mejor calidad de vida de la población.

Consideró que es importante que la organización que decida crearse no pierda el “foco” por el que fue creada, además que vaya mejorando y profesionalizando sus servicios para conseguir fondos económicos que le permitan implementar programas efectivos.

“Las organizaciones que se van quedando en el camino son aquellas que van perdiendo su foco, que van desviando su atención hacia intereses particulares, pero en la medida que haya una neutralidad e imparcialidad en esa medida se verán mayores alcances”, dijo.

Advirtió que la organización social debe dejar a un lado a la política y trabajar hacia sus objetivos.

Por ello, el foro pretende actualizar sobre tres grandes temas: Políticas públicas y la investigación, Fortalecimiento y permanencia y por último, Filantropía: inversión social.

En Yucatán, se estima que hay unas 400 organizaciones de la sociedad civil, sin embargo, no existe una red que hasta ahora pueda unirlas en objetivos comunes.

La Universidad Autónoma de Yucatán, junto con la Fundación Fortalece, realiza el foro por quinto año consecutivo, mismo que éste martes 25 de octubre se replicará en Cancún, Quintana Roo con las organizaciones de la zona del Caribe.