La Asociación Mexicana de la Industria y Comercio Dental (AMIC), la empresa Colgate-Palmolive y la Asociación Dental de México (ADM) donaron más de 250 mil cepillos y pastas dentales a instituciones públicas como la Facultad de Odontología de la UNAM.

Estas acciones son con la finalidad de fomentar la técnica correcta del cepillado dental e inculcar la cultura de la salud bucal en la población, sobre todo entre los niños que por su dieta rica en azúcares están más propensos a contraer problemas de caries e inflamación de encías.

Las asociaciones entregaron 113 mil pastas y cepillos dentales al gobierno federal, 100 mil a las ADM y 45 mil 200 a la Facultad de Odontología de la Universidad Nacional Autónoma de México (UNAM), la cual atiende más de un millón de consultas al año.

De acuerdo con el director de la Facultad de Odontología de la UNAM, José Arturo Fernández Peredo, el vínculo de la AMIC con distintas escuelas, como la facultad de Odontología de la UNAM, permite que personas que viven en zonas marginales del país tengan acceso a una educación para el cuidado de la salud.

“El vínculo que existe entre AMIC y la UNAM nos permite extender este gran apoyo a más de 26 escuelas y facultades de odontología de nuestro país, este apoyo se destina a muchas zonas marginadas, donde no sólo se da distribución de cepillos y pastas dentales, también se da educación para la salud a personas que no tienen acceso a ella”, dijo Fernández.

Por otro lado, el presidente del Congreso Internacional ADM-AMIC, Manuel Reynoso, comentó que esta alianza favorece mucho a la salud bucal y pretende llegar a más rincones y gente del país, pues busca fomentar hábitos saludables desde una temprana edad.

“Actualmente nadie en lo personal y en lo institucional puede llegar muy lejos sino se hacen sinergias, y en este caso la alianza entre ADM, AMIC Dental, Colgate y la UNAM puede llegar a más rincones del país”, apuntó Reynoso.

“La idea de todo esto es la promoción de la salud bucal en donde podamos fomentar una cultura de cepillado bucal posterior del recreo en la edad en la que los niños pueden absorber esos hábitos”, agregó.