Los aviones y aeropuertos son lugares donde las personas olvidan frecuentemente artículos de todo tipo y generalmente recuperarlos es labor de un detective, por ello, la línea aérea holandesa KLM cuenta con un perrito Beagle llamado Sherlock.

Este pequeño representa al equipo de “KLM Lost & Found” en Schiphol, Ásmterdam, uno de los aeropuertos más importantes de Europa, y quien tienen como misión devolver los objetos perdidos a sus legítimos dueños en el menor tiempo posible.

“Al final de cada vuelo, la tripulación revisa las cabinas, monitorea en redes sociales y se apoya en sus fuerzas especiales: el talentoso Sherlock”, precisó en un comunicado.

Si bien Sherlock no pasa todos sus días corriendo dentro de Schiphol, cuando el equipo de “KLM Lost & Found” no logra identificar al propietario de los artículos perdidos en un plazo de tres días, se entregan al departamento de “Lost & Found” del aeropuerto, para que ellos sigan su propio procedimiento.