La salud de los mexicanos es el reflejo del trabajo, la convicción y el compromiso de los médicos en el país, destacó el titular de la Secretaría de Salud, José Narro Robles.

Al encabezar la ceremonia del Día del Médico, el funcionario felicitó a los 212 mil galenos que laboran en las instituciones públicas de salud y quienes todos los días brindan su mejor esfuerzo y dedicación con un solo objetivo: lograr el bienestar de la población.

A su vez, el rector de la Universidad Nacional Autónoma de México (UNAM), Enrique Graue Wiechers, enfatizó que la medicina le da el privilegio de servir y entre sus mayores satisfacciones está el desarrollar, junto con otros oftalmólogos, sistemas de atención a pacientes de bajos recursos.

En tanto, el secretario de Salud local, Armando Ahued Ortega, resaltó que la labor de los médicos no se limita a atender dentro de las unidades médicas, ahora se cuenta con diversos programas extramuros para acercar los servicios a las comunidades.

Indicó que los 220 centros de salud de la capital mexicana son el bastión para resolver la mayoría de las necesidades de atención médica y la base de los equipos que desarrollan las actividades de promoción y prevención de enfermedades en las colonias.

Con el apoyo y respaldo del gobierno federal, abundó, fueron ampliadas y remodeladas las unidades médicas de primer nivel y se crearon nuevas clínicas como la de autismo, atención geriátrica y la segunda en atención al Virus de la Inmunodeficiencia Humana VIH/Sida.

Ahued Ortega destacó que también se instalaron 16 módulos para atender problemas a consecuencia de la obesidad.

Por otra parte, el presidente del Instituto Aspen, Juan Ramón de la Fuente, mencionó que la medicina presta un gran servicio a la sociedad mexicana. “Lo que hacemos los médicos tiene un enorme valor, y hay que decirlo. Este gremio ha contribuido como pocos a construir mucho de lo mejor con lo que hoy cuenta México”.

En la ceremonia, el gobierno capitalino entregó la distinción Mérito Médico 2016 Ciudad de México al rector de la máxima casa de estudios, Enrique Graue Wiechers.