Las autoridades francesas elevaron a dos mil 318 el balance de inmigrantes evacuados hoy durante la primera jornada de evacuación del campamento del puerto de Calais, norte de Francia, que transcurrió sin incidentes.

El dato es el más reciente reportado por el ministro francés del Interior (Gobernación), Bernard Cazeneuve, quien precisó que los inmigrantes fueron trasladados en 45 camiones de pasajeros a 80 centros de acogida.

La mayoría de los evacuados, mil 918, eran mayores de edad y los otros 400 menores, precisó el ministro.

“Quiero enviar un mensaje de agradecimiento y ánimo a todos los equipos que prepararon minuciosamente esta operación de desmantelamiento”, declaró el ministro acerca del operativo cuya preparación duró meses y es el de mayor envergadura de este tipo organizado en Francia.

Los primeros inmigrantes del campamento, en el que residirían entre seis mil quinientos y ocho mil migrantes, fueron trasladados hacia centros de acogida de toda Francia, algunos distantes a más de 500 kilómetros de Calais, confirmaron las autoridades.

Los vehículos que transportaban los migrantes, muchos varados desde hace años en Calais intentando cruzar hacia el Reino Unido, que se encuentra al otro lado del puerto atravesando el Canal de la Mancha, fueron escoltados por agentes de policía de acuerdo a las fuentes.

Los inmigrantes evacuados este día fueron “voluntarios” y eligieron por decisión propia abandonar el campo en el que se encontraban hacinados y en donde cada vez más las temperaturas bajaban debido a la cercanía del invierno.

Mañana continuará la evacuación y el desmantelamiento del campamento que se prevé durará al menos una semana y que se realiza con criterios “humanitarios”, según fuentes del Ministerio francés del Interior.

Está previsto que este martes comience además la destrucción de las primeras “viviendas” del campamento en el que se estima que alrededor de dos mil inmigrantes no están dispuestos a abandonar lo que podría generar incidentes con la policía.

Un total de mil 200 agentes de la Policía Nacional francesa y de gendarmes fueron desplegados este día en las inmediaciones del campamento de Calais en el que el fin de semana pasado se registraron enfrentamientos entre policía e inmigrantes.

En el campamento residirían seis mil 486 inmigrantes según balances oficiales, ocho mil 150 según un censo realizado por una organización no gubernamental, la mayoría originarios de Siria, Afganistán y de Sudán.

De acuerdo con funcionarios de la Oficina francesa para la Inmigración y la Integración que participan en el operativo el primer camión con inmigrantes partió del puerto de Calais a las 08:35 horas locales (06:35 GMT), con 50 hombres a bordo.

A los inmigrantes se les ofrece la posibilidad de elegir la región a la que desean ser trasladados y se les coloca una pulsera con un color según la zona que hayan elegido. Tienen la opción de partir en grupo de acuerdo con fuentes oficiales.

Los primeros evacuados fueron en su mayoría sudaneses, según fuentes del Centro de Acogida e Integración que instalaron tiendas de campaña en el campamento para recibir y organizar la partida de los inmigrantes y refugiados.

Según las fuentes los centenares de menores de edad del campamento son objeto de una mayor atención y cuidados.

La operación ha sido organizada durante meses por las autoridades y tiene lugar estratégicamente antes de que comience el invierno en el campamento, bautizado como “la jungla” por sus condiciones de insalubridad.

El operativo fue anunciado el pasado 26 de septiembre por el presidente francés, Francois Hollande, quien está muy al pendiente de la operación y esta noche visitó la oficina de crisis en París desde la que se coordina.