Tras la suspensión de la recolección de firmas para activar un referéndum revocatorio contra el presidente venezolano Nicolás Maduro, la dirigencia del oficialismo reiteró que este proceso quedó descartado por los errores de la oposición.

El integrante de la Comisión de Asuntos Internacionales del Partido Socialista Unido de Venezuela (PSUV), Roy Daza, sostuvo que “los lapsos no alcanzan” para que haya revocatorio este año y celebrarlo en el próximo “no tiene sentido”.

“El próximo año no habrá revocatorio, no tiene sentido, ¿para qué? ¿Para que (el oficialista) Diosdado Cabello o (el vicepresidente) Aristóbulo Isturiz sea presidente? Desde el punto de vista político no tiene ningún sentido”, recalcó Daza a Notimex.

El objetivo de la oposición era celebrar el revocatorio antes del 10 de enero, de manera que si Maduro fuese revocado se celebrasen elecciones presidenciales en los siguientes 30 días, las cuales daban por sentado que ganarían.

Sin embargo, si la consulta se celebrase después de esa fecha y Maduro perdiera, sería el vicepresidente el encargado de finalizar el periodo presidencial hasta enero de 2019, por lo que la oposición habría fracasado en lograr un cambio de gobierno.

Por su parte, el diputado Earle Herrera señaló que el revocatorio es “un instrumento de la democracia participativa”, pero que “hay normativas que deben ser cumplidas” que la oposición fracasó en lograr como recolectar correctamente las firmas para activarlo.

El proceso para activar el revocatorio fue “suspendido” la semana pasada por varios tribunales tras haber recibido denuncias por supuesto “fraude” en la recolección del uno por ciento de las firmas que inició el proceso en abril.

Esta decisión judicial se produjo cuando faltaba menos de una semana para la recolección del 20 por ciento de las firmas del registro electoral, que en caso de haber sido alcanzada habría activado definitivamente el revocatorio.

Ante esto, la Asamblea Nacional (congreso) de mayoría opositora decidió declarar la “ruptura del orden constitucional”, lo que podría dar pie a un llamado a la “desobediencia civil” establecido en la Constitución para intentar deponer a Maduro.

Herrera acusó a la bancada opositora de intentar un “golpe de Estado” desde el Parlamento, al tiempo que subrayó que el revocatorio encalló debido a los propios errores de la oposición para alcanzar los requisitos establecidos en las leyes y la Constitución.

Daza reiteró que, a pesar de las críticas de algunos países, la democracia venezolana continuará su rumbo con Maduro como presidente y el cronograma electoral previsto, sin la celebración del revocatorio.

“Lo que sucederá es que la ‘dictadura’ venezolana seguirá su curso y el próximo año se celebrarán elecciones regionales (de gobernadores) y en unos 20 meses se celebrarán elecciones presidenciales”, señaló el exdiputado.