El cineasta serbio Goran Paskaljevic presentó hoy "Dev Bhoomi", una película sobre la India, sobre sus habitantes y el problema de castas, con la que compite por la Espiga de Oro en la 61 edición de la Seminci, de Valladolid.

El filme, que cuenta con Victor Banerjee como protagonista y ayudante en el guión, también versa sobre el final de la vida.

Paskaljevic, quien cuenta ya con tres Espigas de Oro, consideró que “Dev Bhoomi” es la película más personal que ha hecho.

La filmó en el Himalaya y el cineasta aseveró que todo es real, “hicimos un viaje de dos meses atravesando las montañas, vimos los paisajes más hermosos del mundo, pero también conocí a las personas más pobres”.

Manifestó su orgullo de tener a Victor Banerjee como protagonista de su película, porque “es el actor más importante de la India, un actor formidable”.

“Lo que yo quería era un actor que supiera llevar en sus hombros toda la película y solo los buenos actores lo saben hacer”, dijo.

Además, la ceguera del protagonista tiene un valor simbólico, pues “es tan bonito y tan fuerte que una persona que se va a quedar ciega quiera ver el país en el que nació, por eso he querido empezar con esto”.

En la película, tras un prolongado exilio, Rahul regresa a su aldea en la región del Himalaya. Su retorno provoca una conmoción entre los lugareños, que jamás le han perdonado los pecados que cometió en el pasado.

Ahora tendrá que enfrentarse a un mundo aislado y lleno de viejos prejuicios, desigualdades de género e injusticias provocadas por el sistema de castas: un mundo en el cual las mujeres no tienen derecho a escoger su propio destino.

En la película se puede ver la vida que llevan los habitantes de la India y se muestra el contraste que existe con Europa.

Paskaljevic sostuvo que “es una filosofía opuesta a nuestro mundo occidental, los indios creen en la reencarnación y no tiene tanto miedo a la muerte” y subrayó en la película es la mentalidad positiva de los indios frente a la negatividad de los países europeos.

“Dev Bhoomi” se rodó con muy poco presupuesto y no cuenta con apoyo del gobierno indio, porque “muestra en segundo plano ese problema de castas”.

Sin embargo, el director pudo encontrar apoyo en otros países, porque "en todas partes lo humano es lo mismo. Siempre se pueden hacer películas con poco dinero y mucho amor”.