Un total de 72 refugiados, en su mayoría sirios, llegaron hoy a la capital italiana desde Líbano en el marco del proyecto de “corredores humanitarios” patrocinado por el gobierno, la comunidad católica de San Egidio y la Federación de Iglesias Evangélicas.

Los refugiados arribaron en un vuelo comercial desde Beirut al aeropuerto Leonardo Da Vinci de Roma, donde fueron recibidos por el ministro de Exteriores, Paolo Gentiloni y el subsecretario del Interior, Filippo Bubbico.

“Con los migrantes Italia cumple su parte de modo civil, pero naturalmente no podemos hacerlo solos: debe ser muy claro que este es un mensaje para Europa”, declaró Gentiloni.

Por su parte, Bubbico dijo esperar que los refugiados encuentren serenidad en la nación europea y aseguró que representan también “una contribución de humanidad que Italia necesita”.

Subrayó que “Europa, que en este momento está marcada por fuertes egoísmos, debe dar una ayuda” pues si no lo hace “corre el riesgo de perder su propia razón de ser”.

Al grupo de este lunes se añadirán el martes otros 56 refugiados, por un total de 128 personas entre las que hay 45 menores, 14 mujeres solas con niños, 18 familias y 19 individuos solos.

Con los de este lunes llegaron a 400 los refugiados recibidos en Italia desde febrero pasado en el marco del programa de “corredores humanitarios”, que prevé sacar de Siria (sobre todo de las ciudades de Damasco, Homs y Alepo) a unas mil personas, entre cristianos y musulmanes, en dos años.

La iniciativa fue realizada gracias a un acuerdo entre el gobierno, la Comunidad de San Egidio y la Federación de Iglesias Evangélicas y Mesa Valdesa.

Los refugiados podrán presentar demanda de asilo y serán hospedados en asociaciones y familias locales en 12 regiones del país.

“La iniciativa de los corredores humanitarios apunta a un enfoque humanitario en el corto plazo, con la protección reforzada de los migrantes más vulnerables, en particular mujeres y niños, pero también a un compromiso de más largo plazo y a proyectos de integración”, refirió Gentiloni.

Precisó que en la distribución de los refugiados en el territorio nacional se trabaja con los gobiernos locales para que la misma sea equitativa.