Con el colectivo de música electrónica “Nortec”, la Feria Internacional del Libro del Zócalo de la Ciudad de México concluyó anoche las actividades de la edición 2016, la cual registró una afluencia de más de un millón de visitantes.

El secretario de Cultura capitalino, Eduardo Vázquez Martín, aseguró que la décimo sexta edición del encuentro literario “fue una feria contaminada de realidad, de nuestro tiempo, abierta; es la feria del libro más incluyente del país”.

En ninguna feria, dijo, hay tantos editores independientes ni participación, y en ella el verdadero protagonista es el publico, que ha preguntado y participado; ha sido “una feria en la que hemos discutido nuestro tiempo, las migraciones, los exilios, la violencia, la guerra del narco, la poesía contemporánea”.

Acompañado del comité organizador del festejo literario, el funcionario local expresó a los visitantes que durante 10 días se desarrolló una fiesta de la palabra, que “siempre es la fiesta de la libertad”.

Por separado, Vázquez Martín comentó a Notimex que la feria ha alcanzado una madurez en su estructuración, en su forma de organizarse, que es abierta.

“Aquí está la visión de los editores, de los autores, de los promotores culturales, de la lectura, lo mismo de la Academia Mexicana de la Lengua que de colectivos emergentes. Es una fiesta que demuestra la enorme riqueza de la vida literaria y cómo la diversidad es el territorio en el que nos encontramos, no es lo que nos divide, sino un espacio en el convivio”, indicó.

En esta edición participaron más de 300 expositores y 700 sellos editoriales; la fiesta de los libros en la plaza pública más importante del país es organizada por la Secretaría de Cultura capitalina.

En siete mil 700 metros cuadrados, el visitante pudo disfrutar de mil 200 actividades, entre ellas presentaciones de libros, conferencias, conversaciones, cine, música y la presencia de más de 60 invitados internacionales, así como 15 casas editoras de Madrid, España, como invitadas de honor.

De acuerdo con la Secretaría de Cultura local, el lema de la edición 2016 fue “Diversidad: Territorio de Encuentros”, pensado como un crisol que detonara reflexiones de actualidad sobre los intercambios culturales, lingüísticos y sociales de la actualidad.

En la Plaza de la Constitución se instalaron los foros Gonzalo Rojas, Ignacio Padilla, Bertolt Brecht, Elena Garro y Luis Cardoza y Aragón; así como el Café Literario Tomás Segovia, la Carpa Geodésica Simone de Beauvoir, el Centro de Lectura Juan Rulfo y la Ludoteca.

También estuvieron disponibles espacios para talleres de la Red de Fábrica de Artes y Oficios (Faro), infantiles y de la Secretaría del Medio Ambiente de la Ciudad de México (Sedema), una zona para huertos urbanos y un área para la Comisión de Derechos Humanos capitalina.

“Lo que sigue ahora es la celebración de Día Muertos, el próximo sábado, los celebraremos con una gran fiesta popular, de nuestra tradición y cultura, con la participación de colectivos e iniciativas”, concluyó Vázquez Martín.