Irak negó hoy que Turquía este participando en las operaciones militares para recuperar la norteña ciudad iraquí de Mosul, en manos del Estado Islámico (EI) desde 2014, en contraste con las declaraciones del primer ministro turco, Binali Yildirim.

El portavoz del Comando de las Operaciones Conjuntas en Irak, el general de brigada Yehia Rasul, aseguró que las informaciones sobre la participación turca en la ofensiva sobre Mosul son “infundadas”.

“No existe ningún tipo de participación de las fuerzas turcas en las operaciones de liberación de (la provincia de) Nínive, cuya capital es Mosul”, insistió Rasul en un comunicado divulgado por el diario turco Hürriyet en su edición electrónica.

Sin embargo, Yildirim informó la víspera que las tropas turcas han proporcionado apoyo “con artillería, tanques y obuses” a las fuerzas kurdas (peshmergas) en su avance hacia Mosul, el último feudo de los yihadistas en Irak.

Según el primer ministro turco, los peshmergas pidieron ayuda al contingente turco que se halla desde el año pasado en un campamento cercano a la localidad de Bashiqa, donde lleva tiempo entrenando a las fuerzas del Kurdistán iraquí autónomo y a otras milicias.

Tras recibir la petición, la artillería turco comenzó a bombardear posiciones del EI desde la base militar de Bashiqa, a 12 kilómetros al noreste de Mosul, reportó por su parte la cadena de televisión turca NTV.

El canciller turco, Mevlut Cavusoglu, precisó este lunes que los disparos de la artillería turca han matado a 17 milicianos del EI desde que comenzó la ofensiva para retomar la ciudad de Mosul hace una semana.

El primer ministro de Irak, Haidar Al-Abadi, anunció el pasado 17 de octubre el inicio de una gran ofensiva para liberar la ciudad de Mosul, más de dos años después de que la urbe cayó en manos del EI, en lo que podría ser una de sus mayores operaciones militares desde 2003.

Turquía quiere desempeñar un mayor papel en la ofensiva liderada por el gobierno iraquí contra los yihadistas en Mosul, pero el primer ministro iraquí rechazó el sábado pasado la oferta de Ankara de participar.

La intervención turca se produjo tras el viaje del secretario de Defensa de Estados Unidos, Ashton Carter, a Turquía e Irak para intentar mediar entre las dos partes, aunque sin éxito.

La presencia de militares turcos en la base de Bashiqa ha generado tensión entre Ankara y Bagdad, ya que Irak la considera una “ocupación, mientras Turquía argumenta que es necesaria para proteger a sus instructores.

Mosul, con alrededor de 1.5 millones de habitantes, se convirtió en la capital de facto del EI desde junio de 2014 y es también su último bastión en Irak, por lo que su pérdida marcaría su derrota efectiva en esa nación.