El académico del ITESO, Raúl Díaz, dijo que un conjunto de disposiciones para mejorar la movilidad y transporte público en el estado pasaron de ser sugerencias a convertirse en un marco normativo, con el fin de cimentar un cambio en los vehículos.

El representante de la universidad en el Observatorio Ciudadano de Movilidad y Transporte Público (OCMTP) de Jalisco agregó que el ITESO colaboró en la adecuación de dos de las normas.

Detalló que una de ellas se refiere a la calidad del servicio que se brinda y está integrada por los componentes: organizacional y administrativo, equipamiento e infraestructura, operativo, tecnológico y de atención al usuario.

Señaló que, además, considera la aplicación de un protocolo de selección de operadores para su contratación, un programa de capacitación para conductores, y que los vehículos estén gobernados a una velocidad máxima de 50 kilómetros por hora.

Díaz apuntó que la segunda norma, que especifica las condiciones que deben de tener los vehículos, contempla la obligatoriedad de que las nuevas unidades tengan como características: piso bajo, transmisiones automáticas, motores traseros y frentes planos.

Además de escalón de cortesía de 20 centímetros, rampas y elevadores para personas con discapacidad, suspensión neumática, suspensión de aire, espacio de los asientos más adecuados a los usuarios y operadores, parlantes para guiar a usuarios con discapacidad visual y racks para bicicletas.

El funcionario precisó que entre los beneficios derivados de estas modificaciones están la reducción de calor y del ruido, y la mejora del ángulo de visión de los operadores.

Afirmó que para los usuarios se traducen en seguridad y comodidad, ya que se podrán reducir los impactos en cintura y espalda durante los trayectos, provocados por suspensiones inadecuadas, por ejemplo.

"La razón de las adecuaciones es para que se hiciera más humano el transporte, la norma técnica de vehículos estaba más orientada al desempeño mecánico y estructural de las unidades".

La única adecuación publicada con limitaciones fue la de los elevadores, ya que por ley, sólo se exige que 10 por ciento de las unidades cuenten con este recurso.

Subrayó que el siguiente paso es hacer una planeación de cómo se sustituirá el parque vehicular del transporte público para darle mejor seguimiento a este proceso de cambio.

"Se trata de conocer qué porcentaje de las unidades se sustituirá este año, qué porcentaje en 2017 próximo y así paulatinamente, hasta llegar a los 10 años de los vehículos que están en operación".

Puntualizó que la norma no significa que tenga aplicación sobre los vehículos existentes, "s una norma que propusimos para que tenga aplicación sobre los nuevos transportes que se incorporen al parque vehicular".

Resaltó que las normas ya están adecuadas también para efecto de la propuesta de ruta empresa que prepara el gobierno del estado, al considerar que implica incorporar nuevos vehículos.