El ministerio indonesio de Relaciones Exteriores confirmó la liberación de 26 rehenes de seis países que se encontraban en manos de piratas de nacionalidad somalí desde hace cuatro años y medio.

La liberación, que había sido anunciada de manera previa por autoridades de China, concluyó un largo proceso de negociación en la cual intervino Naciones Unidas, dijo el canciller indonesio Retno Marsudi.

El grupo tripulaba el buque FV Naham con bandera de Omán, cuando fue secuestrado el 26 de marzo de 2012 cerca de las islas Seychelles, en el Oceáno Índico, y de acuerdo a Yakarta, no hubo pago de rescate.