El té y la escritura con ideogramas son dos aspectos milenarios de la cultura china, que siguen vigentes y se podrá conocer un poco más de ellos durante el Festival Internacional Nao 2016 que se celebra en este puerto.

En China actual y cotidiana se acostumbra ofrecer té a quienes visitan la casa, aunque no siempre es una ceremonia así de elegante, explicó Huang Jingrong, presidenta del Museo Contemporáneo de Arte y Té de Fujian, tras una demostración de la Ceremonia del Té al estilo tradicional como parte de la exposición “China: Tierra de Laca y Cuna del Té, en el museo del Fuerte de San Diego.

Cotidianamente, las mujeres o los hombres indistintamente preparan el té en los hogares, pero en ocasiones solemnes es el hombre quien debe hacerlo, explicó.

Por ello, en esta exhibición el té fue preparado por el maestro diseñador de infusiones Wang Shuping, esposo de Jingrong; según relatan, su afición por el té los unió y ahora promueven la tradición dentro y fuera de China.

El té es más que una bebida, es bueno para la digestión y es relajante, comentó; además, desde la cosmovisión china se cree que la pequeñez del ser humano en comparación del universo causa ansiedad, por lo que el efecto relajante de beber té es una forma de asimilarlo y estar en armonía.

Además de la demostración de la Ceremonia del Té, en el museo del Fuerte San Diego, se inauguró la muestra “Memoria de las Inscripciones en Huesos Oraculares” que exhibe una colección de huesos y otros objetos de más de tres mil años de antigüedad.

Dicha exposición contiene ideogramas que antecedieron a los actuales símbolos de la escritura china y su importancia radica en que a pesar de ser tan antiguas como los jeroglíficos egipcios o la escritura cuneiforme de los sumerios, son la base de la escritura china que sigue en uso y el descubrimiento de muchos de estos objetos demostró la existencia histórica de la dinastía Xia, la primera de China que se creía un mito.