La mayoría opositora en la Asamblea Nacional de Venezuela votó hoy un acuerdo legislativo en el que declara la ruptura del orden constitucional tras la suspensión de un referéndum contra el presidente Nicolás Maduro.

El acuerdo señala que al suspenderse un referéndum contra Maduro por órdenes de tribunales penales, se le arrebató el derecho de los venezolanos a revocar al gobierno mediante los votos.

La resolución fue rechazada por la bancada oficialista -minoría- y su líder, Héctor Rodríguez, dijo que la oposición pretendía repetir recientes episodios golpistas perpetrados en Honduras, Paraguay y Brasil, pero advirtió que “Venezuela no es Honduras”.

El acuerdo advirtió sobre la presunta doble nacionalidad de Maduro, de quien algunas investigaciones señalan que nació en Colombia y pidió que la investigación en marcha termine rápidamente.

El texto fue votado después que la sesión especial en la Asamblea fuera interrumpida por la irrupción en el edificio legislativo de simpatizantes del gobierno con consignas en contra de la oposición.

La jornada agarró a Maduro en Arabia Saudita, dentro de una gira para buscar acuerdos con el fin de recuperar el precio del barril petrolero, respecto a la cual no solicitó permiso a la Asamblea para ausentarse del país.

La declaración señala que el pasado jueves las rectoras del Consejo Nacional Electoral (CNE) decidieron “sin fundamentos sólidos e inconstitucionalmente, arrebatarle el derecho a los venezolanos de revocar” al gobierno, “comprometiendo la paz y la estabilidad de la nación”.

Señaló además que está en curso una investigación sobre la probable doble nacionalidad del presidente Maduro, la cual “debe concluir a la brevedad”.

Igualmente dijo que Maduro “ha participado en la ruptura del orden constitucional y que existen fundadas razones para asumir que ha abandonado sus responsabilidades como presidente”.

“La cámara acuerda declarar la ruptura del orden Constitucional y la existencia de un golpe de Estado del régimen de Maduro en contra de la Constitución y el pueblo venezolano”, indica.

Asimismo, llamó a la comunidad internacional a activar “todos” los mecanismos necesarios para “garantizar los derechos del pueblo, en especial el derecho a la democracia”.

También anunció que llevará a la Corte Penal Internacional y otros organismos las denuncias contra jueces y rectoras del CNE responsables de la suspensión del referéndum contra Maduro.

“Acuerda exigir a la Fuerza Armada no obedecer ni ejecutar ningún acto contrario a los principios constitucionales que menoscaben los derechos del pueblo de Venezuela, emanados de los poderes Ejecutivo, Legislativo y Electoral”, indicó.

Los diputados acordaron designar una comisión legislativa para definir los mecanismo para restituir el orden constitucional.

El jefe de la bancada opositora, Julio Borges, propuso la declaración en la que pidió proclamar la rebelión de la Asamblea contra el gobierno tras la ruptura constitucional.

“En Venezuela se ha venido dando un golpe de Estado continuado y que tuvo su culminación al robarle el voto del referendo revocatorio”, afirmó.

El CNE anunció el jueves pasado que suspendía el referéndum cuando la oposición se preparaba para recolectar la próxima semana al menos cuatro millones de firmas de electores, o 20 por ciento del padrón electoral, para activar la consulta.

Dijo que acataba la orden de varios tribunales penales que admitieron las denuncias de un supuesto fraude de la oposición con las firmas recolectadas y validadas entre abril y junio pasados para solicitar el referéndum.