A través de la historia de vida de una mujer de la tercera edad, la cineasta Natalia Almada reflexiona en torno a la muerte, la soledad y a la violencia de la burocracia en la cinta “Todo lo demás“, con la que hace su debut en el género de ficción, en el marco de la 14 edición del Festival Internacional de Cine de Morelia (FICM).

La coproducción franco-mexicana, que compite por el título de Mejor Largometraje Mexicano en el encuentro fílmico, es protagonizada por Adriana Barraza, quien da vida a una mujer que ha dedicado más de tres décadas de su vida al trabajo en una oficina de gobierno e intenta emerger de la invisibilidad.

En conferencia de prensa luego de la proyección de la cinta, el productor, Alejandro de Icaza, compartió que Natalia, quien acaba de dar a luz y está en San Francisco, desarrolló esta ficción desde una perspectiva de documentalista, por lo que hace una descripción muy fiel de su protagonista “Doña Flor”, personaje que desde el guión estuvo pensado para Barraza, la única actriz profesional del filme.

“Todo lo demás“, detalló, que Almada trabajo muy de cerca con el fotógrafo Lorenzo Hagerman a fin de que las pulsaciones de la luz dieran la pauta a la entrada de los sueños de la protagonista, quien es muy contenida.

Detalló que la directora creó complicidad con los otros personajes, dada su capacidad para que se sintieran cómodos, pues ella intentaba que actuaran lo más natural posible, como son.

De acuerdo con declaraciones difundidas por el FICM, Natalia Almada expuso que para la escritura del guión de esta cinta se inspiró en Virginia Woolf por la forma en que retrata la vida cotidiana de la mujer y su manera de manejar el ritmo y la estructura en sus novelas.

“En la edición mi referencia principal fue la música jazz improvisada, como ejemplo del movimiento entre la tensión y el respiro. Traté de crear narrativa a través de la longitud y las rupturas en el ritmo de la edición y el sonido, y no sólo a través de la trama”, explicó.

“También me inspiré mucho en la foto fija de fotógrafas como Diane Arbus y Sofie Calle, y la obra de Louise Bourgeois. Para mí hay algo del retrato fijo, la atención al detalle que era esencial para entrar en el mundo de Flor”, expuso.

La cinta, cuyo estreno fue en Nueva York, también ha sido exhibida en Roma y próximamente viajará a festivales de Mumbai y Río de la Plata, además de otros encuentros previo a su exhibición comercial no sólo en México sino también el otros países.