La delegada de la Profeco en Jalisco, Gabriela Vázquez Flores, informó que se determinó la suspensión la actividad comercial de 23 bares y centros nocturnos de la zona metropolitana de Guadalajara, por presentar irregularidades.

Manifestó que lo anterior se efectuó tras 57 visitas de verificaciones a ese tipo de negociaciones con la finalidad de comprobar que se respeten los derechos de los consumidores.

Indicó que en los negocios suspendidos se encontraron prácticas abusivas al momento de no exhibir precios a la vista del consumidor, aplicar restricciones sin especificar cuáles, utilizar información que induce al error o confusión, y carecer de medidas volumétricas.

Además de reservarse el derecho de admisión; condicionar la venta o servicio, inclusión de propina; así como comercializar bebidas alcohólicas mezcladas con bebidas energetizantes sin informar al consumidor los efectos secundarios.

Destacó que Procuraduría Federal del Consumidor (Profeco) Jalisco, que continuará la realización de estos operativos con el objetivo de asegurarse que los establecimientos respeten los derechos de los consumidores.

Subrayó que las sanciones que podrían aplicarse, de acuerdo con la violación encontrada en los artículos, van desde 468 pesos hasta tres millones 800 mil pesos.