Un grupo de simpatizantes del gobierno venezolano irrumpió hoy en la sede de la Asamblea Nacional e interrumpió una sesión en la que se debatía la presunta ruptura del orden constitucional por parte del presidente Nicolás Maduro.

Varias decenas de seguidores del gobierno irrumpieron en los jardines del palacio gritando consignas contra la oposición, que es mayoría en la cámara.

Dentro los diputados debatían una respuesta a una decisión del Consejo Nacional Electoral (CNE) de suspender un referéndum contra Maduro, luego que varios tribunales penales admitieron denuncias del oficialismo sobre un presunto fraude con firmas reunidas en abril pasado para pedir la consulta.

La irrupción en la Asamblea Nacional provocó un tumulto que paralizó la sesión cuando hablaba el primer vicepresidente de la Asamblea, Enrique Márquez.

La directiva legislativa convocó la sesión para responder a la suspensión del referéndum y durante el debate denunciaron que la medida significaba una ruptura del orden constitucional.

Igualmente los diputados opositores reflotando las denuncias de que Maduro tiene también la nacionalidad colombiana.

El presidente de la Asamblea, Henry Ramos Allup, afirmó que estos grupos “violentos no actúan espontáneamente”. Asimismo, calificó de “delictiva” la entrada de personas ajenas a la Asamblea, y exigió que fueran desalojadas del edificio.

“Un grupo extraño a la cámara ingresó al edificio en actitud violenta. Ya habíamos advertido que en los alrededores había gente tratando de asaltar el hemiciclo. Llamamos a que se retiren, tienen que abandonar la cámara, esta es una actitud delictiva”, dijo.

Algunos de los exaltados ingresaron a la cámara y ocuparon tribunas destinadas para el público, pero luego fueron expulsados por órdenes de Ramos.

Los exaltados ingresaron violentamente en el edificio, gritando consignas contra la oposición y a favor del gobierno de Maduro.

La puerta por donde ingresaron es usualmente es vigilada por soldados de La Guardia Nacional, que mantiene la custodia del edificio. Poco después un pelotón de soldados ingresó al edificio para restablecer el orden.

En el debate el oficialismo acusó a la oposición de pretender dar un golpe de Estado contra Maduro.

El líder de la bancada chavista, Héctor Rodríguez, dijo que la oposición pretendía repetir episodios golpistas perpetrados en Honduras, Paraguay y Brasil, pero advirtió que “Venezuela no es Honduras”.

Márquez replicó a Rodríguez diciendo que el gobierno pide más tiempo para superar la crisis “cuando no ha hecho nada” durante 2016 y la situación económica “se ha agravado”. “Ellos piden más tiempo. ¿Para qué?”, señaló.

Antes el jefe de la bancada opositora, Julio Borges, propuso declarar la rebelión de la Asamblea Nacional tras la ruptura constitucional.

“En Venezuela se ha venido dando un golpe de Estado continuado y que tuvo su culminación al robarle el voto del referendo revocatorio”, dijo.

La oposición afirmó que Maduro había abandonado su cargo, pues está de gira por Oriente Medio y no pidió autorización a la Asamblea para salir del país.