Una colección de 105 piezas, en las que se funde fe y narrativa en imágenes extraordinarias, tanto por su contenido histórico como por su poder expresivo, es “Exvotos de Parras, historias de fe de un pueblo mágico”, que exhibe el Museo Regional de la Laguna, en Torreón, Coahuila.

Abierta al público hasta el 8 de enero del año próximo, la exposición reúne el arte de artistas anónimos que a lo largo de más de un siglo de peregrinaje han dejado como ofrenda en la Capilla del Santo Madero en el siglo XIX.

El Instituto Nacional de Antropología e Historia (INAH) destacó que las piezas cuentan con una amplitud de estilos, anécdotas y episodios narrados a lo largo de casi 150 años, las más antiguas datan de 1860 y las más recientes de 2006.

Además de ser testimonio de las esperanzas y conflictos de la población que hablan sobre las inquietudes de una ciudad.

También hay pinturas sobre lámina, fotografías, dibujos y objetos dejados por los fieles en el santuario, mostrando el panorama en los cambios de estilo de vida y las costumbres de cada época.

Son 12 ejes temáticos los que se analizan de estas ofrendas populares, acentuando los aspectos históricos y su repercusión en los acontecimientos de las personas, para así llegar a una aproximación humana que resalta las vivencias como punto de partida.

La exposición fue curada por la historiadora e investigadora de la Universidad Autónoma de Coahuila Ana Isabel Pérez Gavilán, quien junto con sus alumnos realizó la catalogación de los exvotos.

El Santo Madero de Parras es un santuario emblemático que comenzó su construcción en 1868, diariamente convoca a decenas de fieles y turista atraídos por su ubicación en lo alto del cerro del Sombreretillo, donde se aprecia una vista panorámica del pueblo.

La muestra se ha presentado en ciudades como la de México, Zacatecas, Tijuana y Guadalajara, y ahora regresa a Coahuila, en el marco del Festival Internacional de las Artes Julio Torri.