La diputada local Rebeca Peralta León, solicitó a la procuraduría capitalina informar sobre las investigaciones que se han hecho para combatir y erradicar la explotación laboral infantil en la Central de Abasto.

La legisladora del Partido de la Revolución Democrática (PRD) comentó que el trabajo infantil impide el desarrollo físico y mental de los menores de edad, más cuando se trata de los que exigen mucha fuerza física.

“La explotación laboral de niños, niñas y adolescentes es un problema visible en las instalaciones de la Central, pues a diario podemos ver a los menores como cargadores, diableros, vendedores ambulantes, boleros, pepenadores, trabajadores en cocinas o repartidores de comida”, dijo.

La integrante de la Comisión de Atención a la Niñez de la Asamblea Legislativa del Distrito Federal (ALDF) señaló que los menores de edad que trabajan en la Central de Abasto tienen en su mayoría entre siete y 15 años de edad y su labor principal es el traslado de mercancías, cajas que tienen un peso aproximado de 45 kilogramos.

“En algunos de los casos su jornada laboral es de hasta 10 horas seguidas, situación por la que se les remunera económicamente la cantidad de 150 y hasta 300 pesos diarios”, estableció en un punto de acuerdo aprobado por el pleno de la ALDF el pasado jueves.

Comentó que no hay estadísticas oficiales sobre la cantidad de menores que trabajan en la Central de Abasto, pero existen organizaciones como el Centro de Apoyo al Menor Trabajador de la Central de Abasto que atendieron de 1999 a 2014 a 16 mil 386 niños, niñas y adolescentes.

Des estos menores, abundó, nueve mil 341 dijeron laborar en la Central de Abasto, lo que representa que 622.73 menores en promedio trabajaron cada año en ese lapso.

El Instituto Nacional de Estadística y Geografía (Inegi) reporta que en 2013 en México había 2.5 millones de niños, niñas y adolescentes de cinco a 17 años de edad que realizaban alguna actividad de trabajo económico, de los cuales 33 por ciento eran mujeres y 67 por ciento hombres”, precisó.

“Estimaciones globales de la Organización Internacional del Trabajo (OIT) indican que en el mundo existen aproximadamente 215 millones de niños y niñas víctimas del trabajo infantil”, dijo.

Cifras de la Secretaría de Trabajo y Fomento al Empleo de la Ciudad de México señalan que 50 por ciento de los menores que laboran en la capital del país son capitalinos, sobre todo de las delegaciones Cuauhtémoc, Gustavo A. Madero, Iztacalco e Iztapalapa, mientras que el resto proviene del Estado de México, Puebla, Tlaxcala y Morelos.