De acuerdo con la Organización Mundial de la Salud, el consumo ideal de agua por persona es de 50 a 100 litros por día, sin embargo, en la Ciudad de México el consumo per cápita es de alrededor de 150 litros diarios.

De acuerdo con el director general y fundador de la empresa Flowstein, Jesús Herrera, ello se debe a que las personas no llevan un conteo de cuántos litros de agua pueden gastar en un día común, al usar el baño, lavarse las manos o tomar agua.

Además, explicó, no existen programas de medición de agua en todos los parques públicos, estadios u oficinas, debido a que lamentablemente se trata de un recurso por el que no se paga tanto, pero que a pesar de ello es escaso.

En ese sentido, Jesús Herrera explicó que la compañía se encarga de llevar un monitoreo en tiempo real del consumo de agua mediante medidores electrónicos, los cuales sirven para una mejor toma de decisiones y ahorrar costos.

Explicó que dicho proyecto nació al dejar la regadera abierta por accidente en un hotel, la cual se apagó automáticamente luego de 15 minutos; aspi, este dispositivo se ofrecerá en un principio a cadenas de hoteles en el país, lo cual les permitiría reducir sus tarifas

"Pero no solo eso, además se trata de una aplicación en la que también se puede conocer el consumo y el gasto mensual de otros servicios, como gas o la energía eléctrica en las áreas en las que se instalen los dispositivos", abundó el emprendedor.

Al respecto, explicó que el sistema se trata de sensores de medición que cualquier negocio puede rentar mensualmente, los cuales se instalan en el área que se quiere monitorear y la información generada se almacena en la nube.

Posteriormente, la aplicación de Flowstein recopila los datos y los grafica de forma entendible para las personas que trabajan en el área de mantenimiento o los tomadores de decisiones en las diversas direcciones generales que tenga la firma.

Hasta el momento, Flowstein trabaja en conjunto con Hoteles City para escalar este negocio, aunque Herrera destacó que entre algunos de sus retos se encuentra que para entrar a dicha industria se requiere de grandes proveedores, y en ocasiones es complicado para una pequeña empresa.