Legisladores intercambiaron puntos de vista con jóvenes de la Ciudad de México sobre los alcances de la Constitución Política capitalina en temas como inclusión laboral, gobierno abierto, pueblos y comunidades indígenas, entre otros.

El diálogo se llevó a cabo en una sesión de la Asamblea Juventud Constituyente, organizada por el Senado de la República y el Movimiento Motiva.

El senador Raúl Cervantes Andrade, del Partido Revolucionario Institucional (PRI), subrayó que toda sociedad democrática tiene que ser deliberativa, generar ciudadanía y el debate de las ideas para el mejoramiento continuo de los derechos económicos, culturales y políticos.

Uno de los elementos de la discusión constitucional, dijo, es entender qué significa ser habitante de la Ciudad de México, qué principios y qué valores debe contener la Carta Magna de la entidad, así como un diseño mínimo constitucional para la discusión.

El senador Gil Zuarth reconoció a su vez que “no hemos entrado aún a la discusión sobre el modelo de organización política de la Ciudad de México”.

Consideró que lo que discutirá la Asamblea Constituyente es la conformación de las instituciones fundamentales de la Ciudad de México para proveer bienes y prestar servicios públicos.

El senador Armando Ríos Piter, del Partido de la Revolución Democrática (PRD), destacó que uno de los debates más importantes es elevar la participación político-electoral de los ciudadanos, principalmente de los jóvenes, y en este sentido adelantó que presentará una iniciativa para que el derecho a votar sea a partir de los 16 años.

Gabriela Hevia, presidenta de la Asamblea Juventud Constituyente, refirió que los jóvenes representan casi un tercio de la población de la Ciudad de México, pero en este sector se registra la menor participación electoral y política, un problema que podría derivarse por el divorcio entre la política y la juventud.

Consideró necesario un diálogo y lenguaje común, fácil de entender para reducir la brecha entre jóvenes y políticos.

A su vez, la asambleísta Sofía González asentó que en el discurso político se habla siempre de que los jóvenes son el presente y futuro de nuestro país, pero en la realidad no son considerados en la toma de decisiones.

Por eso, agregó, la Constitución de la Ciudad de México es una oportunidad para dar la importancia que requieren los derechos de las juventudes.

El diputado local Leonardo Morales refirió que en esta entidad tres de cada 10 jóvenes sufren algún tipo de violencia, pero no se ha hecho nada para revertir esta situación, además de que la violencia y la corrupción son dos factores que vulneran el derecho a la paz de la capital.