Felipe VI es proclamado rey: "En una España unida y diversa cabemos todos"

  • El nuevo monarca recuerda que la unidad no es sinónimo de uniformidad y que la Constitución reconoce la diversidad.
  • Ha defendido las distintas lenguas del país aunque solo las ha usado al finalizar su discurso para dar las gracias.
<p><strong>Los reyes saludan desde el balcón del Palacio Real. A la derecha, Don Juan Carlos recibe un beso de su mujer. </strong></p>
Los reyes saludan desde el balcón del Palacio Real. A la derecha, Don Juan Carlos recibe un beso de su mujer.
JORGE PARÍS

Felipe VIya ha sido proclamado rey de España en el Congreso español. En su primer discurso, el soberano ha defendido las distintas culturas, tradiciones y lenguas que configuran el país y ha recordado que "la Constitución reconoce su diversidad". También ha rendido un homenaje a sus padres, Juan Carlos Iy la reina Sofía.

En su opinión, "las otras lenguas de España" son "puentes para el diálogo" como reivindicaron escritores como Antonio Machado, Espriu, Aresti o Castelao, a quienes ha citado.

El nuevo monarca ha manifestado su "fe en la unidad de España de la que la corona es símbolo", pero ha recordado que "la unidad no es uniformidad". "En una España unida y diversa basada en la igualdad de sus ciudadanos, la solidaridad entre sus pueblos y el respeto por la ley, cabemos todos, todas las sensibilidades, todas las formas de sentirse español", ha afirmado.

Una nación no es solo su historia sino también un proyecto integrador compartido por todos que mire hacia el futuroFelipe VI, quien, a lo largo de su discurso, se ha referido en varias ocasiones a la unidad del país, pues "puede y debe garantizar la estabilidad". El monarca ha explicado que uno de sus objetivos es "ser símbolo de la unidad y permanencia del Estado" en una España "en la que no se rompan nunca los puentes de entendimiento".

En su opinión, deben primar valores como el respeto mutuo y el aprecio por los logros recíprocos, la amistad y la fraternidad en una España en la que "cada uno con su propia personalidad y enriqueciendo la colectiva" trabaje para el país pues "una nación no es solo su historia sino también un proyecto integrador compartido por todos que mire hacia el futuro".

Pese a la defensa de las diversas lenguas oficiales —que llega tras la polémica ley Wert—, se esperaba que dijera unas palabras en catalán pero han sido dos (moltes gràcies), cuando ha dado las gracias en los idiomas oficiales para finalizar su discurso de proclamación en el Congreso de los Diputados.